León pierde un empleo público cada día desde 2010 con la interinidad como principal 'castigo'

La cifra alcanza los 2.627 empleos perdidos | Educación y Sanidad centran los problemas del funcionariado, con 360 plazas menos en la enseñanza y una inestabilidad del 37% en los contratos del personal médico

RUBÉN FARIÑASLeón

La crisis parece no haber acabado para los empleados públicos de la provincia de León. El sector sigue sin repuntar y acumula pérdidas de personal, plazas sin cubrir y una tasa extrema de interinidad.

El sindicato CSI-F ha denunciado la pérdida de 2.627 puestos de trabajo desde 2010, lo que representa un 8,6% de los empleados públicos en León.

El número total de funcionarios en la provincia se eleva hasta 29.882 personas. Esta cifra cuenta con «numerosos servicios funcionando de forma precaria», según señalan los sindicalistas.

En el reparto por sectores, la Administración General del Estado en León ha perdido 328 trabajadores, el Instituto de la Seguridad Social cuenta con 60 plazas menos, Defensa ha visto rebajada su nómina en 18 personas y la cárcel de Mansilla tiene un 15% de su personal ausente. En cuanto a los examinadores de Tráfico, éstos se han rebajado de nueve a siete. Los datos no son mejores en la Agencia Tributaria, donde faltan 37 empleados desde 2013, mientras que Correos registra una pérdida del 30% desde 2011.

Pero si hay dos gremios donde la crisis ha hecho mella estos han sido la Educación y la Sanidad.

Graves problemas en Educación y Sanidad

Graves problemas en Educación y Sanidad

360 puestos perdidos en Secundaria, a costa del aumento de horas del profesorado, por lo que cada profesor ha pasado de atender a 160 alumnos por semana a hacerlo con 200. Las bajas se están supliendo con interinos, un total de 700 profesionales, que están trabajando con contratos por horas, muchos de ellos no superan las cinco semanales y 43 de ellos lo hacen a menos de nueve horas, de lunes a viernes. Otro mal que afecta a la Educación es el retraso en la cobertura de las bajas, que se eleva a 10 días, lo que supone dos semanas lectivas.

En la Universidad, la Junta de Castilla y León ha reducido su aportación un 8%, cifra que se eleva hasta un 41% en investigación. Además, la edad media del profesorado es de 49 años y por debajo de 35 años tan sólo se sitúa el 7% de la plantilla.

En cuanto a la Sanidad, los interinos en la provincia de León suman 1.789 personas. En atención primaria, la inestabilidad alcanza el 37% y en El Bierzo la cantidad de interinos es superior a la de personal fijo.

La falta de sustituciones en el funcionariado médico se pronunciará durante los meses de verano. Por ello, se cerrarán 126 camas de las 408 con las que cuenta el Hospital del Bierzo, lo que supone un 30%, y en León capital se cerrarán 99 camas, 27 de ellas en el Hospital Monte San Isidro.

Todo ello deriva en atascos en urgencias y el trasvase de enfermos de la sanidad privada.

Otros sectores afectados

Las instituciones públicas leoneses no se salvan de la angustiosa situación del sector de los funcionarios. En el Ayuntamiento de León hay, actualmente, 64 interinos y 700 indefinidos no fijos, lo que provoca «una inestabilidad elevada». En la Diputación, el número de interinos es de 147.

Los ingenieros técnicos y administrativos del sector agrónomo se han reducido un 30%. Los agentes medioambientales lo han hecho un 35% «lo que evita que se prevengan incendios y se deje a gente con contratos de tres meses».

El personal de los parques de bomberos de la provincia reclama alcanzar el centenar de funcionarios en León, según CSI-F, ya que el de la capital cuenta con 66 plazas a día de hoy. Situación similar registra la Policía Local, con 18 agentes a punto de jubilarse, por lo que serían necesarios 30 profesionales más.

La solución a la que se apunta desde el sindicato sería que el Gobierno cumpliera con el acuerdo alcanzado el pasado 29 de marzo de 2017. CSI-F espera que se estabilicen y se confirmen 3.500 plazas más de funcionarios en la provincia de León.

Fotos