León mira al referéndum

Un león sobre la senyera catalana./Noelia Brandón
Un león sobre la senyera catalana. / Noelia Brandón

Los leoneses toman la palabra sobre la situación de este domingo y se posicionan | La colonia leonesa en Cataluña roza las 30.000 personas y el Centro Leonés de Cataluña cuenta con 400 socios de los que ninguno votarán

R.FARIÑAS

Alrededor de 30.000 leoneses viven en Cataluña. Si para un catalán estos días se viven con cierta celeridad, para estos ‘exiliados’ el ‘procés’ catalán está siendo algo mucho más importante.

El Centro Leonés de Cataluña cuenta con 400 socios, 400 leoneses afincados en la ciudad condal que, a medida que se acerca el 1-O, sienten un poco más de tensión. «El tema en sí es complicado, pero no tanto como lo pintan los periodistas».

Joaquín González es el presidente de este hogar de los leoneses en Cataluña y reconoce ver «mala» esta situación de alegalidad en la que se ha instalado su tierra de adopción. «No va a terminar demasiado bien y el problema es de los cuatro políticos con ganas de formar follón». Confiesa no tener miedo, pero sí preocupación.

A cerca de la polémica sobre el trato que los emigrantes nacionales reciben en Cataluña, Joaquín asegura que «no siempre nos han tratado como nos deberían tratar» porque siempre han sido «los de fuera de Cataluña» y exalta su idea de que «sin nosotros no existía Cataluña y eso no lo entienden».

La opinión de los leoneses en Barcelona

Los socios no votarán

Los socios del Centro Leonés de Cataluña, a pesar de tener derecho a votar, no formarán parte del referéndum del 1-O. «En esta casa nadie va a ir a votar, no hay nada que votar; lo tienen de tapadilla y lo intentan localizar las fuerzas del orden; en algún sitio lo harán, pero yo no voy a votar porque nadie me ha invitado».

Lo que más se teme por la colonia leonesa es que tras este voto «que no es oficial y se lo han inventado ellos» llegará el 2 de octubre. «Eso es lo peor, es lo más grave, el día dos es imprevisible; ellos tampoco lo saben».

Con este panorama llega el domingo a los leoneses emigrados en Cataluña. Buena parte de su futuro, ese sobre el que han instalado sus cimientos y fundamentado el arraigo a su segunda tierra, estará en juego y las imprevisibles consecuencias planea como un fantasma en sus cabezas.

El 1-O, desde León

Contenido Patrocinado

Fotos