León, con un par de melones

La plaza del Grano revive por cuarto año consecutivo La Melonera, una tradicional romería sin ermita ni procesión, que ha teñido a la capital leonesa de folklore y vestimentas antiguas

Romería de La Melonera en la Plaza del Grano / A. Cubillas
A. CUBILLAS

Hablar de León es hablar de su tradición. Porque si por algo se caracteriza esta tierra es por su pasión a mirar hacia atrás, al pasado de las costumbres. Un pasado que este sábado ha cobrado vida en la plaza del Grano con motivo de la celebración de la romería de La Melonera.

Una fiesta auténticamente popular. Surgida del pueblo y mantenida por el pueblo, sin la intervención de ningún mando o poder, sin ermita ni procesión, donde los melones y las sandias se amontonaban mientras las panderetas sonaban en los corrillos.

Así se refería el escritor leonés Victoriano Crémer a esta tradicional romería y así la han recreado la asociación cultural 'Rey García I' que por cuarto año consecutivo han recuperado un festejo cuya última referencia databa del año 1920.

Desde primera hora de este sábado, la plaza del Grano se ha teñido con las vestimentas tradicionales y el mejor folklore leonés en una jornada en la que se han repartido 500 melones y 200 sandías, además de la parva, ese pan bregao bañado en orujo.

Un acto que se convirtió en una mirada al pasado más leonés que ha permitido revivir las costumbres que con el tiempo se han ido borrando. La boda maragata con un cortejo que recorrerá las principales calles del centro de la capital pondrá el broche final a un festejo que trata de recuperar sus tradiciones más señeras y mostrar sus raíces.

Fotos