León logra reducir las emisiones de CO2 del transporte pero no en edificios públicos y equipamientos

Imagen de un campo con árboles. / Inés Santos

El Ayuntamiento ha presentado los datos del registro de la huella de carbono que sirve para conocer los niveles de emisiones de gases de efecto invernadero en la capital leonesa

RUBÉN FARIÑASLeón

El Ayuntamiento de León ha dado a conocer su hoja de ruta para reducir la emisión de gases contaminantes y controlar los efectos sobre el cambio climático que se están experimentando.

Una quincena de personas han acudido a la presentación de los datos del registro de la huella de carbono que la Concejalía de Medio Ambiente puso en marcha en el año 2016.

La edil del área, Ana Franco, ha calificado el resultado de «satisfactorio», en el sentido de que las emisiones de gases de efecto invernadero de los medios de transporte han disminuido, mientras que han aumentado «en poca proporción» los referentes a edificios públicos y equipamiento.

En 2014, el Ministerio de Medio Ambiente creó el registro para conocer el efecto de los gases nocivos que se emiten a la atmósfera.

El objetivo, ahora, es controlarla para que la contaminación disminuya y que «todos aporten para luchar contra el cambio climático».

Los pasos a seguir, según la concejala, es que los medios de transporte «sigan reduciendo la contaminación usando transporte público» y el uso de «energías renovables y menos contaminantes» en los edificios públicos.

La base de medida que se ha tomado es el CO2 y al resto de gases contaminantes se les ha llevado a esta unidad para buscar la explicación de por qué sube o baja en unos lugares u otros.

El Ayuntamiento de León tratará de evitar que los edificios públicos emitan gases nocivos, en la mayor medida posible, y para ellos será vital la instalación de la energía biomasa.

Temas

León

Contenido Patrocinado

Fotos