León culminará la transición de los bolardos a las cámaras de control en el centro en el último trimestre

Uno de los bolardos de acceso al centro de León. / Sandra Santos

Los vehículos que entren y salgan del casco antiguo quedarán registrados por el nuevo sistema, procediendo a la posible denuncia en caso de que no cuenten con la autorización pertinente

A. CUBILLAS / N. BARRIO León

2017 concluirá en el casco antiguo de la capital con una transición que no muchos llorarán. La capital cambiará los bolardos de acceso al centro por un sistema de videovigilancia que estará completamente activo el último trimestre del año, como afirma el concejal de Movilidad, Fernando Salguero.

Adjudicándose el contrato del sistema este mismo otoño, la nueva propuesta «permitirá eliminar una barrera física de forma que los usuarios podrán acceder sin esperas y sin los problemas que los bolardos ocasionan», defendía el edil.

Gracias a una aplicación informática, la red de semáforos estará perfectamente coordinada con el sistema de videovigilancia para permitir el acceso y salida a todo vehículo autorizado, quedando registrados aquellos que no lo estén de cara a su posible sanción posterior, denunciándose tanto entradas como salidas.

Fuentes municipales aseguran que habrá un tratamiento especial para los vehículos de trabajo del mercado. En la misma línea avanzan que se permitirá estacionar en zona de carga y descarga a los vehículos autorizados para ello sin exceder los 30 minutos, en caso de no haber un permiso explícito por cuestiones excepcionales.

Adiós a un sistema conflictivo

En la actualidad los accidentes provocados por la existencia de los bolardos son anecdóticos, pero cabe recordar que en el primer año de su uso llegaron a sumar un centenar de incidentes.

No obstante, los bolardos saldrán a la superficie en grandes aglomeraciones como Semana Santa, fiestas de San Juan y San Pedro, etcétera, por motivos de seguridad.

El portavoz del gobierno local y teniente alcalde de León, Fernando Salguero, aseguró en enero que con esta sustitución se sigue la «tendencia europea», utilizando ahora un sistema «más moderno».

Fotos