León, ciudad por la vida

Amnistía Internacional suma a la capital a la red de 'ciudades por la vida' con la intención de abolir la pena de muerte en el mundo y exigir el respeto de los derechos humanos

Performance en la Plaza de Botines. / Noelia Brandón
RUBÉN FARIÑASLeón

Solo el pasado año 18.000 personas fueron condenadas a muerte en el mundo y en lo que llevamos de 2017 más de 3.000 han sido ejecutadas.

Por ello, y para poner fin a esta amenaza que atenta contra los derechos humanos, Amnistía Internacional ha querido sumar a León a las ciudades por la vida.

La portavoz, Cristina Ejido, ha recordado que aunque en muchos lugares ha sido abolida «en muchos otros países, especialmente en cinco que concentran el 90% de las sentencias» se sigue ejecutando a personas. «Otros guardan las cifras y no las sacan a la luz, por ello es necesario seguir luchando».

Cada 30 de noviembre, más de 2.000 urbes se unen a la petición de un mundo sin pena de muerte y se ha creado una coalición que trata de erradicar esta flagrante situación.

«No soluciona nada porque ni acaba con la delincuencia ni mejora la situación; es una violación de derechos humanos que tiene que acabar en el mundo».

Unas velas formando la frase ‘pena de muerte, no’ y una pancarta que desplegarán desde el Palacio de los Guzmanes son las actividades que se desarrollan frente a Botines este jueves.

También se recaudan fondos y se firman peticiones para solicitar el fin de la pena capital en el mundo y el respeto a la integridad de las personas y a su vida.

Contenido Patrocinado

Fotos