Larga vida a la tuna

La tuna universitaria de León cumple 40 años de vida, cuatro décadas manteniendo una tradición viva a base de guitarras, bandurrias, coplas populares y mucho sentido del humor

40 años de tuna universitaria de León. / S.Santos
A. CUBILLASLeón

Quién no se sonroja cuando le cantan aquello de “ese lunar que tienes cielito lindo junto a la boca” o que universitario ha cerrado el curso tarareando “lo triste y sola que se queda Fonseca”. Son las letras de la tradición, de la nostalgia, del ayer.

Es el sonido de la tuna, aquella que mantiene viva las costumbres heredadas de los estudiantes universitarios del siglo XIII, que por su condición económica no podían costearse su estancia en la Universidad y con guitarras y bandurrias tocaban coplas populares por las fondas y mesones para conseguir algo de dinero con el que mantenerse.

Juglares del siglo XXI que hacen del cortejo un arte y del humor un estilo de vida. Y lo hacen en León desde hace 40 años. La tuna universitaria de León cumple este año su cuarta década de vida y lo hace con el espíritu de mantener viva una de las tradiciones española con más solera.

Una efeméride que han querido conmemorar este fin de semana donde han sido recibidos por el alcalde de León en un salón de plenos que ha sido el escenario del jolgorio y la diversión que caracteriza a la tuna de la Universidad de León, que en la actualidad cuenta con una agrupación exclusivamente de mujeres.

Un bocanada de aire fresco que también ha llegado al Palacio de los Guzmanes donde el vicepresidente de la Diputación de León ha presentado un libro que recoge la historia de esta tuna, convertida casi en una institución de León, que sigue manteniendo la esencia de aquellas tunas de siglos atrás.

Una tuna que aún cuenta con varios de sus miembros fundadores, a pesar, del paso de los años siguen manteniendo ese espíritu pícaro que hoy y siempre marcaran a los tunos con los que resulta imposible no esbozar una sonrisa.

Fotos