La Junta ve urgente el desvío «obligatorio» de camiones de la N-120 tras el último accidente mortal

Imagen del último accidente mortal de tráfico en la Nacional 120. / N-Brandón

Suárez-Quiñones asegura que 'liberar' de peaje a la León-Astorga depende del Ministerio y ve imposible financiar más allá del 75% | Estudia con la DGT medidas para evitar que estaciones de servicio y hosteleros se vean perjudicados

A. CUBILLASLeón

Para la Junta de Castilla y León, en las carreteras prima la seguridad. Así lo ha señalado este viernes el consejero de Fomento de la Junta de Castilla y León, Juan Carlos Suárez-Quiñones, tras el accidente mortal que se registró este jueves en la N-120 tras la colisión entre un camión y una furgoneta entre Hospital de Órbigo y San Martín del Camino.

Para Suárez-Quiñones esa necesidad de apostar por la seguridad va en consonancia con las medidas tomadas en las últimas semanas pero pendientes de aplicación.

En concreto el consejero ve inminente la entrada en vigor de la obligatoriedad de desvío de los vehículos pesados hacia la León-Astorga. La medida, tomada en consonancia con el Ministerio de Fomento, titular del vial, conlleva la financiación de un 75% del peaje por parte de la propia Junta de Castilla y León.

Una medida con la que se ha comprometido económicamente la Junta de Castilla y León, que recuerda que la liberación total de la autopista es competencia estatal y, hoy por hoy, no se contempla.

'Liberalizar' el peaje, imposible

“La liberación total y la gratuidad total para todos los vehículo es algo que no nos compete. Nosotros colaboramos para incrementar la seguridad eliminado el tránsito de los camiones cuya circulación lenta introduce una tensión en algunos conductores”, señaló Suárez-Quiñones, que estima que la medida detraerá entre 700 y 900 camiones de circular por la nacional a diario.

Tampoco se contempla por el momento, según remarcó, que se suprima la obligatoriedad del desvío de los camioneros, pese a las críticas del sector transporte. En este sentido, Quiñones ha advertido que, conforme a estudios técnicos y económicos la bonificación, del 75% lejos de suponer un perjuicio permitirá mejoras de tiempo, combustible y seguridad.

“Creemos que esa mejora, que permitirá reducir de ocho a dos euros el peaje, tendrá una consecuencia económica mínima, que se verá compensada en mejoras de tiempo, combustible y de seguridad para los vehículos. Por eso creemos que es una medida bien acogida”.

Evitar perjuicios

Eso sí, el consejero ha asegurado que en la actualidad trabaja con la Dirección General de Tráfico para evitar que la medida sea un perjuicio económico para las estaciones de servicio o los negocios de hostelería de la N-120, siempre, concluyó Suárez-Quiñones, primando la seguridad de los conductores.

“Buscaremos y coordinaremos estos intereses para que nadie salga perjudicado pero lo que sesta claro es que nuestro interés es la seguridad de las personas”.

Contenido Patrocinado

Fotos