La Junta elimina 700 plazas de libre designación en Castilla y León

De Santiago-Juárez, durante la rueda de prensa de este jueves.

El gobierno autonómico negocia con los sindicatos primar con sueldo o más puntos para traslados a los empleados públicos de las zonas «ultraperiféricas» para poder cubrir las vacantes

SUSANA ESCRIBANOValladolid

El Consejo de Gobierno de la Junta ha aprobado el catálogo de puestos tipo que será la «herramienta» básica para «adecuar la plantilla» de la Administración autonómica a las necesidades actuales provocadas por los cambios que ha vivido la sociedad de Castilla y León.

Los 700 puestos recogidos en el catálogo vigente hasta ahora en la Junta de Castilla y León, con plantillas que datan de los años 90 del siglo pasado, se han reducido a 81, lo que facilitará, en palabras del vicepresidente y consejero de la Presidencia, José Antonio de Santiago-Juárez López, una gestión más ágil de los recursos humanos, mayores posibilidades de promoción interna y una mejora del servicio que se presta a los ciudadanos.

El vicepresidente ha argumentado que alrededor de 700 puestos que ahora ocupan funcionarios de libre designación (funcionarios elegidos para ese puesto por los responsables políticos) o cubiertas por medio de concursos específicos (más restringidos) saldrán al concurso general, que será «abierto y permanente» desde el 31 de marzo de 2018. Ello facilitará, según el vicepresidente, mayores posibilidades de promoción internar al conjunto de los empleados de la Junta.

Se elimina así el 31% de las plazas de libre designación

Se eliminan así el 31% de las plazas de libre designación actuales, sistema que, salvo excepciones muy concretas, solo podrá utilizarse para puestos que tengan un nivel igual o superior al 27.

El nuevo catálogo cuenta con el apoyo de CC OO, UGT, CSIF y Satse y la oposición de Uscal, organización que convocó una concentración protesta en la mañana del jueves ante las puertas de sede de la Presidencia de la Junta.

El consejero de la Presidencia avanzó también que antes del 31 de diciembre prevé consensuar con los representantes sindicales medidas para facilitar la cobertura de los puestos denominados «ultraperiféricos», que están en zonas muy alejadas de localidades urbanas y principalmente en los entornos de montaña de los bordes de Castilla y León y que sufren, además, un alto nivel de despoblación y envejecimiento.

«Son plazas en las que los funcionarios intentan no estar, porque o son atractivas», ha explicado José Antonio de Santiago-Juárez, quién ha añadido que barajan mejorar las retribuciones a través del complemento específico y/o dar mayor puntuación a esos empleados públicos para futuros traslados.

Fotos