Junta y Diputación sellarán los 321 vertederos ilegales de León y construirán nuevos puntos de recogida

Juan Martínez Majo y Juan Carlos Suárez-Quiñones. / S. Santos

La administración autonómica inyecta 1,9 millones para proceder al sellado en un plazo máximo de dos años | La Diputación prevé 10 millones para la construcción de las nuevas infraestructuras

A. CUBILLAS

León ratifica su compromiso medioambiental. Lo hace de la mano de Diputación y Junta a través de un convenio que se traducirá en la eliminación de los pequeños vertederos o escombreras ubicadas en toda la provincia y la posterior construcción de almacenes de residuos legales en todos los municipios.

En el marco del Palacio de los Guzmanes, Juan Martínez Majo y Juan Carlos Suárez-Quiñones han suscritos el acuerdo que deriva de la conciencia da la necesidad de dar un paso al frente e ir más allá del cumplimiento de las directrices europeas en materia de Medio Ambiente.

Al menos así lo entiende Suárez-Quiñones que, a través de su departamento, ha puesto en marcha un plan que se traducirá en la supresión de las 2.263 miniescombreras o pequeños depósitos de obras en situación irregular repartidas por toda la Comunidad, de las 321 se encuentra en León.

“Es una situación inaceptable para un Castilla y León que pretende ser un ejemplo medioambiental”, señaló el consejero, que remarcó que la intención de la administración no es la inspección ni la sanción sino ayudar a los municipios.

Un planteamiento para el que encontró en las diferentes diputaciones al “socio ideal” para repartirse las tareas y el esfuerzo económico. De esta forma y una vez identificarlo, la Junta procederá a eliminar los vertederos y naturalizará la zona en el plazo máximo de dos años con una inversión de 1,9 millones, de los diez que dispondrá la administración autonómica para el conjunto de la Comunidad.

10 millones para nuevos vertederos

En paralelo, la Diputación de León impulsará la construcción de vertedores o punta de recogida en todos y cada uno de los municipios que así lo requieran, para lo que dispondrá de una partida máxima de 10 millones, de los que 3,9 se dedicarán en el actual ejercicio.

Un plan “muy necesario”, según destacó Juan Martínez Majo, que recordó que todos “los que somos alcalde somos conscientes de que se ve más una actuación en una plaza o una calle pero debemos ser conscientes de que es muy necesario y que es una obligación”.

Majo avanzó que se tratan de espacios que tendrá 130metros cuadrados de superficie de hormigón con una puerta de cinto metros de acceso. Concretamente, la Diputación aportará 10.000 euros mientras que cada Ayuntamiento deberá asumir el 10% del coste, pudiendo acometer mejoras y dedicar un mayor montante de recursos municipales.

Eso sí, Majo advirtió que se construirán cuántos quieran pero advirtió que la gestión será de titularidad municipal. “Que nos digan cuántos quieren y nosotros colaboraremos en ello hasta alcanzar los 10 millones. Asimismo, ofreceremos asesoramiento técnico y jurídico a la hora de la contratación y búsqueda de un gestor para el control y la administración de esos espacios”, remarcó Majo, que descartó la posibilidad de la constitución de un consorcio para su gestión.

Un ambicioso plan que, en una primera fase, podría incluso traducirse en la construcción de hasta 350 nuevos vertederos en la provincia de León.

Contenido Patrocinado

Fotos