La Junta continuará rehabilitando viviendas «para dar oportunidades al medio rural» en Castilla y León

El consejero de Fomento y Medio Ambiente, Juan Carlos Suárez-Quiñones, visita la vivienda rehabilitada del Programa Rehabitare en Carneros./Carlos S. Campillo
El consejero de Fomento y Medio Ambiente, Juan Carlos Suárez-Quiñones, visita la vivienda rehabilitada del Programa Rehabitare en Carneros. / Carlos S. Campillo

El consejero de Fomento y Medio Ambiente visita el edificio de las antiguas escuelas de Carneros, rehabilitado tras una inversión de 48.000 euros y reconvertido en vivienda

S. GALLO

El consejero de Fomento y Medio Ambiente de la Junta de Castilla y León, Juan Carlos Suárez-Quiñones, dio por cerrado este lunes el programa ‘Rehabitare’ correspondiente al año 2016, una iniciativa con la que la Junta está rehabilitando instalaciones abandonadas en localidades rurales de toda la Comunidad para convertirlas en viviendas y arrendarlas a personas con escasos recursos económicos y, al mismo tiempo “dar oportunidades al medio rural”. Con este programa se han rehabilitado 59 viviendas y se le dará continuidad con nuevas intervenciones en 2017, que se espera que superen el centenar.

Una de estas viviendas intervenidas ha sido el edificio de las antiguas escuelas de Carneros, en la provincia de León, una vivienda en la que se han invertido 48.000 euros para dar como resultado “una vivienda francamente preciosa”, con tres habitaciones, un baño y un gran patio, que se estima que podrá alquilarse por algo más de 100 euros al mes.

Carlos S. Campillo

Esta intervención forma parte, según recordó el consejero, de la política de alquiler social para las personas con mayores dificultades económicas. El programa dio sus primeros pasos en el año 2009 con la rehabilitación de 17 viviendas y una inversión de algo más de un millón de euros, que tuvo que suprimirse por las restricciones económicas. El año pasado se pudo recuperar y este año se pretende darle continuidad, con las firmas de los convenios próximamente, para seguir rehabilitando viviendas abandonadas, tales como las del médico, el maestro o antiguas escuelas, hasta superar el centenar.

Todas estas viviendas se sumarán al parque público de alquiler social de la Junta, que se nutre de aquellas casas que el Ejecutivo autonómico tenía en propiedad para el alquiler, para la venta o aquellas cedidas por la Sareb, a las que ahora se suman también estas, dando forma así a un conjunto de 1.700 viviendas que hay a día de hoy en Castilla y León para favorecer el acceso a la vivienda de las personas con dificultades económicas.

Durante su visita, Suárez-Quiñones también acudió a la localidad de Villaobispo de Otero para comprobar el resultado de las obras de reparación del puente sobre el río Tuerto de acceso al municipio desde la carretera LE-451 que ha permitido mejorar la seguridad vial, y para cuya ejecución la Junta concedió una subvención de 30.000 euros. Las obras consistieron en la limpieza y reposición de un tramo del muro del puente y la ampliación de su plataforma para mejorar su capacidad de desagüe, así como el ensanchamiento de la carretera a ambos lados del puente, donde se ha colocado también señalización horizontal.

Fotos