Los jueces y fiscales de León, 'en pie de guerra' por su independencia y una Justicia más ágil, eficaz y de calidad

Concentración de jueces y fiscales en la Audiencia Provincial de León. / N. Brandón

Con la Audiencia Provincial como escenario, secundan el parón nacional para dar lectura a un manifiesto ante la indiferencia del Gobierno

A. CUBILLASLeón

Reivindican mejoras laborales para lograr, como fin último, la mejora del Sistema Judicial. Los jueces y fiscales de la provincia de León han secundado la protesta que este jueves se ha repetido en todo el territorio español.

El escenario, la Audiencia Provincial de León donde se ha dado lectura al manifestó que recoge la batería de propuestas dirigidas a conseguir una Justica mejor, más ágil, más eficaz y de mayor calidad.

Para ello han exigido a las Cortes Generales, al Gobierno y al Consejo General del Poder Judicial que, «con urgencia» acuerden una serie de medidas para reforzar la independencia judicial, modernizar la administración de la Justicia y mejorar las condiciones profesionales.

En el primer objetivo, exigen que el CGJP recupere el régimen competencial de organización y funcionamiento, garantizando la elección de los vocales por los jueces y magistrados, asegurando la igualdad de género y la representatividad, a la par que ampara «de modo efectivo» a los miembros de la carrera judicial de cualquier ataque recibido y que afecte a su independencia.

Asimismo, insta a retirar las enmiendas a la reforma de la Ley del Poder Judicial que coartan el ejercicio de la función judicial así como la supresión de los magistrados designados por los parlamentos autonómicos y la objetivación del sistema de nombramiento de altos cargos judiciales.

Enmarcado en la modernización de la Justicia, exigen un plan de inversión prolongado en el tiempo, que se traduzca en el incremento de las plazas de jueces y fiscales, convocando al menos 300 en cada uno de los cuerpos en los próximos cuatro años, así como la modernización de los edificios.

Creen imprescindible un proceso de digitalización con los equipos necesarios, que facilite su función en beneficio del ciudadano, procurar los medios necesario para hacer efectivos los derechos reconocidos en las leyes y la racionalización de la planta judicial, con la implantación de los tribunales de instancia, la creación de órganos suficientes para atender el incremento de litigiosidad y evitar la precarización judicial y fiscal, con la eliminación de las adscripciones forzosas.

En último lugar, piden la revisión del modelo de la oficina judicial, atendiendo los principios de eficiencia, coordinación y delimitación de funciones, compatibilizar los distintos sistemas de gestión procesal y la dotación de medios personales y materiales adecuados a los funcionarios públicos con competencias en la lucha contra la corrupción.

En tercer lugar y con el objetivo de mejorar las condiciones laborales, fiscales y jueces han reclamado la recuperación del régimen de vacaciones y permisos, la implantación de cargas máximas de trabajo o garantizar una adecuada asistencia de la Mutualidad General Judicial, entre otras cuestiones.

Por último, los más de 20 fiscales leoneses han instado la derogación del sistema de plazos máximo, la paralización de la implantación de la justicia digital hasta que no se garantice el correcto funcionamiento de los sistemas así como el refuerzo de la independencia y la autonomía presupuestaría del Ministerio Fiscal.

Y, para conseguir estos fines, los 55 jueces y los más de 25 fiscales de la provincia de León ya han advertido que secundarán todas las medidas de movilización.

Contenido Patrocinado

Fotos