Izquierda Abierta pide «un giro de 180 grados» y defiende implantar un presupuesto participativo en León

Pleno del Ayuntamiento de León./
Pleno del Ayuntamiento de León.

La formación lamenta que se confunda un presupuesto participativo con la recogida de sugerencias a través de internet, algo que creen que es «un insulto a la inteligencia»

LEONOTICIAS

Izquierda Abierta León exigió hoy «un giro de 180 grados» a la gestión municipal en el Ayuntamiento de León y, ante la próxima aprobación del presupuesto municipal, defendió la implantación de unas cuentas participativas en el Consistorio, en especial «visto el fraude perpetrado por el PP año tras año» ya que «solo pacta con quienes saben que apoyarán las cuentas actualmente vigentes».

A juicio de Izquierda Abierta, resulta «sumamente patético» que se intente confundir presupuesto participativo con la recogida de sugerencias a través de internet, algo que supone «un insulto a la inteligencia» por parte del grupo que sostiene al alcalde de León en su puesto, consideraron a través de un comunicado.

La intención de Izquierda Abierta es «algo tan difícil como devolver a sus vecinos algo que les ha sido hurtado en las últimas décadas» como es su Ayuntamiento, para ponerlo a su servicio «sin necesidad de hacer inversiones exageradas y con la sencillez de marcar por primera vez unas prioridades claras» y desarrollar «un modelo de ciudad conocido por todo el mundo». Para Izquierda Abierta, el presupuesto participativo es “el pilar sobre el que se sustenta cualquier modelo de participación” sustituyendo la imposición de decisiones improvisadas y «caprichos» de partidos por un debate «sereno» sobre las necesidades reales de la ciudad.

Por ello, desde Izquierda Abierta se propuso la redacción de un nuevo reglamento de participación ciudadana que permita la participación de los vecinos, así como la celebración de un pleno anual monográfico sobre el estado de la ciudad, así como otro dedicado específicamente a las intervenciones de los ciudadanos. Igualmente, se solicitó que los plenos ordinarios den la posibilidad de incluir en su orden del día cuestiones defendidas por colectivos y particulares para que posteriormente sean debatidas por los concejales.

Contenido Patrocinado

Fotos