La integración del AVE alcanza ya el antiguo paso a nivel del Crucero y hace visible el túnel hacia el sur

Avance de las obras de integración del AVE. / Noelia Brandón

Numerosos montículos de tierra removida, un nutrido grupo de trabajadores y las excavadoras se afanan en las labores de perforación del terreno por donde deberá transcurrir el ferrocarril próximamente

RUBÉN FARIÑASLeón

La integración del AVE en la ciudad de León avanza hacia el norte de la capital.

La pesada maquinaria comienza a intervenir entre la antigua estación y el viejo paso a nivel con barrera del Crucero.

Numerosos montículos de tierra removida, un nutrido grupo de trabajadores y las excavadoras se afanan en las labores de perforación del terreno por donde deberá transcurrir el ferrocarril próximamente.

Esta obra acortará los tiempos en la línea Madrid-Asturias y evitará la estación de saco que obliga a retroceder a los convoyes hasta el Enlace Sur de León.

La agilidad en la intervención persigue el objetivo es restablecer la normalidad al tráfico de vehículos y peatones el próximo 21 de diciembre y tener en funcionamiento esta gran infraestructura a principios del año 2019.

La marquesina de la estación

La brecha abierta para la integración del ferrocarril en la ciudad de Leónavanza en pro de cumplir los plazos fijados.

Las máquinas y los operarios se afanan estos días en perforar un profundo agujero que permitirá instalar las vías para que el AVE circule soterrado a su paso por la capital.

Además, una de las señas de identidad de la antigua estación de tren, su gran marquesina, será retirada en los próximos días para evitar su deterioro con la perforación del subsuelo.

El gran proyecto de León

El proyecto propone en una primera fase la ejecución de 1.636 metros de vía doble de ancho ibérico (convencional), el cubrimiento de unos 590 metros, desde la avenida de Palencia hasta la de Doctor Fleming y la construcción de unos 1.150 metros de cajón ferroviario entre pantallas.

De esta forma, la estación de Leónmantiene como nexo entre Madrid y Asturias, conservando su ubicación en el centro de la ciudad y las obras realizadas para la construcción de la nueva terminal.

Fomento prevé convertir la terminal es una estación pasante en algunos andenes con la construcción de uno central de nueve metros de ancho y 410 de longitud útil de estacionamiento, que absorberá el tráfico hacia Asturias, evitando la pérdida de tiempo que supone la entrada en la estación tal y como está diseñada en este momento.

Además, el túnel dispondrá de instalaciones de seguridad, cinco salidas de emergencia y un acceso desde la estación. El edificio actual, con 1.273,6 metros cuadrados de superficie construida, se ampliará en 450 metros cuadrados, para dar servicio a este nuevo andén. También, se acondicionará un nuevo aparcamiento con capacidad para 76 plazas.

Fotos