La inocencia toma San Marcelo

Decenas de alumnos de Primaria del Colegio Maristas San José visitan el Ayuntamiento de León y celebran una clase práctica en el salón de plenos para someter a una batería de curiosas preguntas al alcalde de la ciudad

Un alumno de Maristas en la silla del alcalde de León. / Noelia Brandón
RUBÉN FARIÑASLeón

Ni los presupuestos ni la RPT ni Carles Puigdemont habían comprometido tanto un pleno en el Ayuntamiento de León como el vivido esta mañana.

Gabino se puso al mando, tomó la silla de Antonio Silván y dio inicio a la sesión en San Marcelo.

Los alumnos de Maristas San José han tomado los escaños de los concejales, la grada popular y no han cogido los bastones de mando porque no los han encontrado.

El alcalde de León ha tenido que responder, en un turno de ruegos y preguntas en miniatura, a las decenas de cuestiones planteadas por los ediles junior.

Desde cuántos años llevaba como alcalde, pasando por si vivía en San Marcelo y hasta cuánto tiempo llevaba teniendo gafas.

No hizo falta votar en esta sesión, Silván ni se lo planteó porque sabía que tenía todas las de perder.

Los pequeños han disfrutado de una clase práctica de cómo funciona la ciudad de León. Acompañados por sus profesores, han celebrado una jornada sobre la vida política de la capital leonesa y el alcalde les ha resuelto aquellas dudas que podían quedar pendientes de la lección.

Recordando sus orígenes como alumno marista, el primer edil recordó la importancia de ser constantes en el esfuerzo para lograr sus metas y les ha animado a seguir estudiando para formarse como personas.

El salón de plenos del Ayuntamiento de León ha vivido así una sesión particular donde los partidos políticos han estado representados por la inocencia, esa cualidad que a veces es tan necesaria para todos los ciudadanos.

Contenido Patrocinado

Fotos