El importe de la leche de vaca repunta dos meses de forma consecutiva pero no frena la sangría del sector que se agravára con la sequía

El importe de la leche de vaca repunta dos meses de forma consecutiva pero no frena la sangría del sector que se agravára con la sequíaGráfico

La ganadera Adoración Martín vaticina un profundo impacto si el precio de 0,32 céntimos no repunta a 0,35 para poder hacer frente al alza de los forrajes por la falta de precipitaciones

ICALLeón

El precio de la leche de vaca repunta ligeramente en Castilla y León pero la sangría de profesionales del sector no para y puede dispararse por el incremento del precio de los forrajes para alimentar al ganado por la persistente sequía.

El último informe del Fondo de Garantía Agraria (Fega) recogido por Ical, refleja que el importe medio declarado por litro en la Comunidad lleva dos meses de repuntes, pero Castilla y León ha visto desaparecer 58 ganaderos entre enero y septiembre, hasta los 1.185 profesionales en el noveno mes del año.

En concreto, el Fega precisa que el precio del blanco y nutritivo líquido subió desde los 0,310 euros de julio a los 0,315 en agosto y se situó al cierre de septiembre, en 0,322 euros, el mayor nivel del ejercicio. Sin embargo, este dato está aún lejos del pico máximo alcanzado desde la desaparición de las cuotas en abril de 2015, que se produjo en diciembre de 2016, cuando se pagó de media el litro a 0,336 euros. La desaparición de la intervención de la UE en el sector, que movilizó a sus profesionales en una ‘Marcha Blanca’ sin precedentes en 2015, marcó un punto de declive que se ha cobrado ya casi 200 bajas en Castilla y León.

La ganadera abulense y responsable de este sector en UCCL, Adoración Martín, destacó que con el precio actual en una situación de bajos costes de los insumos podría “rozar” desde abajo los costes de producción, pero en un contexto de “atroz sequía”, los forrajes para alimentar al ganado se están disparando, y necesitarían cobrar el litro a 0,34-0,35 euros para mantener el tipo.

Así, lamentó que la leche ha subido “poquito” y en niveles que “en nada son suficientes” para sostener las explotaciones. La responsable agraria aseguró que desde el sector productor no pueden hacer nada para que suban los precios, porque han elevado su producción en explotaciones “muy bien dimensionadas” gracias a un “esfuerzo inversor grande”.

Así, defendió que la solución está en la manos de la industria, que “sólo se dedica a la leche líquida” y no apuesta, dijo, por productos de mayor valor añadido, como el yogur, la mantequilla o el queso. “Como no se esfuerza en estos derivados, llegan de fuera y nos comen nuestra cuota”. Asimismo, lamentó que la industria se limite a “hacer caja, porque con el precio de la mantequilla paga la leche” y no repercute sus beneficios en el productor.

En este sentido, recordó que los contratos del paquete lácteo juegan hoy por hoy contra el ganadero, porque aunque está repuntando el precio, no caducan hasta marzo de 2018, porque lo que “deberán aguantar los precios bajos que firmaron, porque la industria no quiere ni oír hablar de su revisión”.

El ministerio mira para otro lado

Adoración Martín arremetió contra las medidas adoptadas desde el ministerio que dirige la vallisoletana Isabel García Tejerina y constató que el acuerdo que se suscribió el 23 de septiembre de 2015, “no ha servido para nada”. “Es papel mojado y nos sentimos decepcionados y traicionados”, dijo, para denunciar que el ministerio del ramo “cree que está haciendo algo, pero nunca se ha tomado el serio la verdadera problemática del sector, que no hay un precio que cubra el coste de producción”.

La ganadera recalcó que Tejerina tiene que ver que “mes tras mes se siguen cerrando explotaciones porque los ganaderos están arruinados; la actividad no es rentable y nos vemos abocados al cierre”. “Si esto fuera rentable seguiríamos”, dijo.

Valores por debajo de la UE

Martín expuso también que los importes en Castilla y León, al igual que en España, están cinco céntimos por debajo de lo que se paga de media en la UE, y constató que solo se abona menos en Hungría, Rumanía, Bulgaria y Portugal. “Estar los quintos por abajo en un país que es deficitario porque no produce lo que consume no tiene explicación”, sentenció.

La ganadera de UCCL indicó que las medidas de retirada de la UE para elevar no han tenido repercusión en España, que ha elevado mes a mes sus entregas. “Cuando una granja cierra sus mejores vacas productoras pasan a otra explotación”, dijo.

Con todo, asumió que la retirada del sistema de cuotas provocó una sobre producción “muy grande” en países que ya eran excedentarios a lo que se sumó el veto ruso y “de ahí la crisis de precios”. Una situación que parece remitir algo con una tendencia al alza de los precios porque “ahora se han abierto nuevos mercados y se ha controlado algo la producción” en la UE. Sin embargo, sentenció que esa mejora “aquí no se refleja porque la industria está mas atomizada y quiera ganar más sin que repercuta en los productores”.

Fotos