Honor al rey guerrero y sabio

León levantará en la plaza de Santo Martino una estatua de Alfonso IX, impulsor de los Decreta y creador de la Universidad de Salamanca, gracias al mecenazgo Acacio Rodríguez

Margarita Torres muestra el boceto de la escultura. / Sandra Santos
NACHO BARRIO León

Acacio Rodríguez descubrió en América la pujanza de la tierrina. En ocasiones toca salir fuera para valorar las bondades de lo propio, y el empresario leonés cayó en la cuenta al contemplar unas monedas del viejo reino. Ahí, sin quererlo, nacía un aprendiz de historiador que fue descubriendo, casi de casualidad, como él mismo defiende, que fuera se valora más lo de León que en la propia capital.

De ésto último fue consciente en un taller en el que preparaban la escultura de un león. Allí vio como Extremadura exaltaba el papel histórico de los reyes leoneses mientras en el origen de todo pasaban desapercibidos.

Cargado de razones, Acacio decidió poner fin a la injusticia. Así, el empresario se alza como mecenas de la escultura en bronce de Alfonso IX que 'reinará' en la plaza de Santo Martino antes de que acabe el año.

6.000 euros cambiaron el destino del rey. «La Diputación de Badajoz quería instalar esta estatua, pero compré el boceto para poder levantarla en León. Cuando uno llega a la capital no tiene claro el poder que tuvo el reino», defiende Acacio Rodríguez, que mantiene que «hay que hacer justicia con la historia, pero no para echársela en cara a nadie».

Margarita Torres fue la encargada de explicar el papel real del monarca, un rey «potente y fuerte, guerrero y sabio». Bajo el reinado de Alfonso IX se aprobaron los Decreta, en 1188, siendo creador y fundador de la Universidad de Salamanca e impulsor de la construcción de la Catedral de Santiago.

El alcalde de León, Antonio Silván, quiso recordar que, de esta forma, «nuestro rey va a tener el lugar en la ciudad que le corresponde por el lugar que ha tenido en la historia gracias a Acacio, un apasionado de la historia». Eso sí, la instalación tiene una condición: «Tiene que ser apoyada por los leoneses, por quien quiera contribuir, porque no es una cuestión posesiva». Con un coste de cerca de 300.000 euros, la escultura va tomando forma en la Escuela de Oficios de la capital, con mayo como momento para su finalización.

Dos opciones se barajan para su instalación: el centro de la plaza o un lateral, para hacer justicia a un rey y a un reino que merece tener su impronta en la capital.

Contenido Patrocinado

Fotos