Herrera reprocha a UPL su «interés electoral» por no participar en el acuerdo sobre despoblación y fondos de cohesión

Herrera, durante el pleno. /Miriam Chacón
Herrera, durante el pleno. / Miriam Chacón

Luis Mariano Santos critica los efectos de 35 años de autonomía sobre la población de León, Zamora y Salamanca

ICAL

El presidente de la Junta de Castilla y León, Juan Vicente Herrera, reprochó al procurador de la Unión del Pueblo Leonés (UPL) Luis Mariano Santos su ausencia en el acto de firma de un acuerdo de Comunidad sobre el papel de la despoblación en el reparto de los fondos de cohesión europeos. El procurador, sin embargo, criticó los efectos de 35 años de autonomía sobre la población de León, Zamora y Salamanca y reclamó medidas para estas tres provincias.

En la sesión de control al Ejecutivo del pleno de las Cortes, Herrera afeó al procurador que no participara en el acto, que tuvo lugar en la sede del Parlamento a las 16 horas, una antes de que comenzara la cita parlamentaria de este martes. El presidente consideró que no acudió por interés “electoral” y rechazó su discurso “fuera de contexto” y “apremiante”.

Las palabras de Herrera recibieron contestación de Luis Mariano Santos desde su escaño, lo que hizo que la presidenta de las Cortes, Silvia Clemente, llamara al orden en dos ocasiones al procurador ‘leonesista’ quien al término de la pregunta protestó por la salida del hemiciclo del presidente de la Junta, lo que hizo que de nuevo fuera reprendido por Clemente, quien le pidió que no perturbara la celebración de la sesión plenaria.

El jefe del Ejecutivo, que le contestó al procurador de “Castilla y León”, aseguró que su Gobierno va a seguir insistiendo las políticas que generan actividad y empleo, especialmente, en el medio rural. En concreto, Herrera apostó por apoyar a la agricultura y ganadería, el despliegue en términos de calidad y equidad de los servicios públicos en el medio rural y la culminación de la ordenación territorial.

Además, Herrera apostó por compartir estas políticas con las administraciones locales y con otras comunidades, ya que remarcó que la despoblación es un problema de Estado y europeo.

La intervención de Luis Mariano

Luis Mariano Santos aseguró que León, Zamora y Salamanca no tienen nada que celebrar de estos 35 años de autonomía, puesto que recordó que las dos primeras han perdido 50.000 habitantes en estos años, y Salamanca, 35.000. Por el contrario, apuntó que Valladolid ha ganado 40.000 y Segovia, 5.000. Así, rechazó que la despoblación sea un problema autonómico y apuntó que está claro que a “unos les ha ido peor que a otros”.

Así, el procurador de la UPL le recomendó a Herrera que se lea un libro de expertos que analizan la situación de la provincia de León, la pérdida de competitividad, el éxodo de empresas o el fin de la minería, a pesar, dijo, de que el presidente del PP de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, vaya a buscar votos a las cuencas.

Herrera argumentó que la despoblación tiene su origen en los movimientos migratorios que se produjeron entre 1950 y 1975, cuando Castilla y León perdió un millón de habitantes, la mitad procedentes de León, Zamora y Salamanca. También, recordó que se trata de un fenómeno previo al estado autonómico y añadió que afecta a grandes zonas de Europa, donde el 80 por ciento de la población reside en el 20 por ciento del territorio.

Finalmente, el presidente de la Junta defendió que su gobierno haya compartido este problema con otros territorios, algunos uniprovinciales, como Asturias. Luis Mariano Santos recordó la "y" que lleva el nombre de la Comunidad y advirtió a Herrera que 600 pueblos podrían desaparecer en 20 años, el 50 por ciento, de los 1.300 existentes.

Contenido Patrocinado

Fotos