Los dos hermanos que protagonizaron un tiroteo en La Inmaculada en 2014 se enfrentan a siete años y medio de prisión

Imagen de la vivienda tiroteada.

Los dos acusados tirotearon la vivienda de un miembro del clan Larralde que, tras los hechos, se vio obligado a cambiar de domicilio | El fiscal entiende que se trata de un ajuste de cuentas

A.C.

La Audiencia Provincial de León juzgará el 18 y 19 de octubre a los dos hermanos que en octubre 2014 protagonizaron un tiroteo en la calle Nazaret, en el barrio de La Inmaculada, contra la vivienda de un miembro del clan Larralde que, tras los hechos, se vio obligado a abandonar León.

En su día el suceso se relacionó con el crimen de Roberto Larralde aunque sus familiares negaron a este diario su vinculación. La fiscalía entiende que se trata de un ajuste de cuentas y pide penas de siete años y medio de prisión para cada uno de los acusados por incurrir en un delito de homicidio en grado de tentativa.

Según el escrito de calificaciones previas a las que ha tenido acceso este diario, los hechos tuvieron lugar sobre las 8.30 horas del 8 de octubre de 2014 cuando R.P.H. y B.P.H., puestos de común de acuerdo, se dirigieron al domicilio de la víctima armados con una pistola o revólver sin licencia ni guía de pertenencia.

Una vez en el lugar, profieren frases tales como “te vamos a levantar la tapa de los sesos o te vamos a matar” para seguidamente efectuar hasta seis disparos dirigidos hacia la ventana de la habitación de la víctima, sin importarles que las balas le alcanzasen y le provocasen la muerte.

En ese momento apareció en la calle Nazaret la madre de la víctima que empujó a uno de los procesados cuando pretendía efectuar un disparo, momento en el que su hijo subió la persiana y se asomó a la venta.

Mediación de la madre

A pesar del intento de la mujer, uno de los procesados llegó a efectuar un último disparo que provocó la rotura del cristal, cayendo en el interior un fragmento del proyecto. Seguidamente, los dos hermanos salieron corriendo del lugar y se dirigieron a sus respectos domicilios.

En su huida, uno de ellos pateó una cabina telefónica causando en los mismos daños inferiores a 400 euros. Los daños ocasionados por los procesados en la vivienda fueron tasados en 87,55 euros. La víctima y su mujer se vieron obligados a trasladar su residencia fuera de León. Ambos procesados fueron detenidos el 8 de octubre y en prisión provisional desde el 23 de enero de 2015.

El Ministerio Fiscal entiende que los hechos son constitutivos de un delito de homicidio en grado de tentativa y dos delitos de tenencia ilícita de armas por lo que solicita una pena de siete años y medio de prisión para cada uno así como la prohibición de comunicarse o acercarse a la víctima a una distancia inferior de 300 metros durante nueve años.

Asimismo, el fiscal entiende que B.P.H. es autor de una falta de daños por la que pide una multa de 20 días a razón de diez euros diarios. Además ambos deberán indemnizar a Joaquín con 6.000 euros y pagar los 87 euros por los daños en su vivienda.

Libre absolución

Por su parte, los representantes legales de ambos acusados niegan los hechos y piden la libre absolución para los dos hermanos. En el caso de Borja P.H., su defensa ha solicitado que se tengan en cuenta el atenuante de dilación extraordinaria e indebida en el procedimiento y por vulneración a la tutela judicial al derecho de defensa así como el eximente completo por alteración psíquica y por estado de intoxicación plena. En el caso de su hermano, la letrada pide tener en cuenta el atenuante por drogadicción.

Fotos