Graba a mujeres en falda con una cámara en el zapato y alega que probaba la imagen para su programa de televisión

Graba a mujeres en falda con una cámara en el zapato y alega que probaba la imagen para su programa de televisión

El acusado, que se enfrenta a una pena de año y medio de prisión por un delito contra la intimidad, fue pillado por un agente fuera de servicio que, tras examinar la grabación, obtuvo imágenes de 12 mujeres

A.C.

El Juzgado de lo Penal nº1 de León juzgará el próximo 5 de abril al responsable de un programa de televisión que se enfrenta a una pena de año y medio de prisión por un delito contra la intimidad tras grabar por debajo de las minifaldas de una docena de mujeres con ayuda de una cámara colocada en el zapato.

Según las calificaciones previas a las que ha tenido acceso leonoticias, los hechos tuvieron lugar el día 12 de julio de 2016 cuando el acusado colocó en la puntera del pie derecho una micro-cámara, que activaba con un mando a distancia.

En ese momento, el acusado se acercaba a las mujeres que iban paseando las calles del centro León y que llevaban falda de vuelo y corta, introduciendo su pierna entre las piernas de las ellas, obteniendo imágenes que recogía las piernas de las mujeres hacía la parte de arriba, la ropa íntima y parte del trasero.

Una conducta que fue observada por un agente de la Policía Nacional fuera de servicio y que se encontraba en ese momento en una tienda de la plaza de Santo Domingo. En ese momento, se le intervino la cámara para proceder a examinar las grabaciones, obteniendo imágenes de 12 mujeres que no han sido identificadas.

El Ministerio Fiscal entiende que los hechos son constitutivos de un delito contra la intimidad y por ello solicita una pena de 18 meses de cárcel así como una multa de 16 meses a razón de diez euros diarios.

Prueba de la cámara

Por su parte, la defensa niega los hechos y asegura que su cliente, director y presentador de un programa en televisión, estaba probado la novedosa cámara que acaba de adquirir con la intención de acoplarla a un drone y utilizar para hacer grabaciones.

Viendo que su compañero con el que se había citado se iba a retrasar, el acusado decidió probar la cámara colocándola en el pie y caminando con ella, con el objetivo de ver si la imagen tenía buena calidad enfocando hacia la luz, desde abajo, para ver si vibraba o no, como aseguraba la publicidad del aparato.

Por tanto, las imágenes obtenidas se tratan de una simple prueba de funcionamiento del aparato, sin saber exactamente si la cámara estaba grabando ni qué grababa exactamente. En cualquier caso, señala la letrada, la intención era desecharlas una vez testada la cámara y la calidad de la imagen.

Es más, la defensa asegura que la intención de su representado nunca fue la de vulnerar la intimidad de nadie ni mucho menos descubrir sus secretos. Por todo ello, entiendo que los hechos no son constitutivos de un delito y solicita su libre absolución.

Contenido Patrocinado

Fotos