Gersul deja en tierra de nadie a sus trabajadores y empuja a una huelga a Legio VII

Un camión traslada material en el interior del CTR de León./Peio García
Un camión traslada material en el interior del CTR de León. / Peio García

Los trabajadores del consorcio desconocen su futuro mientras nadie les paga | La concesionaria del tratamiento de residuos ve muy difícil pagar la próxima nómina a sus 170 empleados

J.C.León

Gersul se ha convertido en una 'patata caliente' para la Diputación Provincial de León. Bajo su tutela el Consorcio Provincial de Residuos de León ha entrado en un momento crítico para su gestión y para su propia supervivencia.

La situación, según se ha remarcado en las últimas horas desde el propio organismo, empresas dependientes por gestión e incluso los representantes públicos de la propia institución, está a un paso de alcanzar «un punto sin retorno».

La crisis de Gersul alcanza hoy dos aspectos determinantes, el laboral y el empresarial. En el primero el consorcio mantiene a sus trabajadores «en tierra de nadie». La expresión ha sido realizada por los propios empleados de Gersul, que a fecha de hoy no ven la posibilidad de cobrar sus nóminas.

Gersul no puede contratar

El motivo por lo que no se les abona su sueldo se encuentra en un informe de la intervención que determina, en base a otro informe elaborado por el Consejo Consultivo, que Gersul «es competente» para el cobro de recibos por la prestación de servicios pero que «no es competente» para la contratación de personal propio.

De este modo, y en base a dicho informe, se ha detenido el pago de las nóminas y los trabajadores no conocen hoy a ciencia cierta qué ocurrirá con su futuro.

Pero no es éste el único aspecto que está sobre la mesa en la crisis de Gersul. A la crítica situación laboral en la que se encuentran sus empleados se une la extraordinaria dificultad que soporta Gersul frente a la concesionaria para el tratamiento de residuos, Legio VII.

A fecha de hoy Gersul mantiene unos impagos con Legio VII por un importe de cinco millones de euros, a los que se une un acuerdo entre partes por una deuda anterior. La cantidad acumulada se corresponde con unas cinco mensualidades porque el pago por el tratamiento de residuos se especifica en una cifra próxima al millón de euros cada cuatro semanas.

Legio VII irá a la huelga

Con una deuda acumulada de ese volumen Legio VII ya ha advertido que no tiene capacidad económica para afrontar un nuevo pago de nóminas a sus 170 trabajadores por lo que éstos ya tienen en la agenda una asamblea en la que se determinarán los paros, una posible huelga y una posible acampada ante la propia Diputación de León.

Para la representación laboral de Legio VII no hay más culpable de la situación ahora generada que Gersul, tanto por la omisión en los pagos, como por su propia gestión. Gersul mantiene un 'día a día' cuestionado y cuestionable: no es capaz de cobrar los recibos que emite, la recaudación ha 'perdido' no menos de «ocho millones de euros» según se reconoce en la propia Diputación y no hay un solo informe que permita ni cuantificar ni poner orden a este servicio de la administración pública.

Contenido Patrocinado

Fotos