Genarín desborda

Más de 20.000 personas desafían a la climatología y se citan en la tradicional procesión pagana para honrar al mítico pellejero creador de 'milagros imposibles'

NACHO BARRIOLeón

Algo tiene Genarín que cautiva. Será esa mezcla de personaje caótico salpicada con una historia que suma todo tipo de vicios, los confesables y aquellos que no lo son tanto.

La bruma que todo ello desprende parece convertirse en el entorno ideal como para que miles de 'fieles' se citen en la noche del Jueves Santo para sumarse a un acto pagano.

Puede hacer un poco de frío, o muchísimo, puede caer una 'lluvia fina' o 'diluviar', pero nadie se resiste a participar en un encuentro que supera todas las previsiones.

'Santo Genaro'

Más de 20.000 personas, según han reconocido los 'cofrades', se han dado cita a lo largo del peregrinar de Genarín por las calles de la capital, principalmente en el casco histórico.

Una hora antes de que hasta la Plaza del Conde Luna llegaran los protagonistas de este singular acto procesional, en el que la figura del 'santo Genaro' es tan importante como el licor que se reparte entre los presentes, ya era imposible caminar en esa zona de la ciudad.

Bajo el intenso frío fue emerger la imagen del 'putero y pellejero' Genarín, junto a sus personajes, y una especie de locura colectiva invadió toda la plaza. Genarín y sus cofrades, la muerte, una barrica y una mujer de mala vida ('La Mocha'), además de 'manolas genarianas', han llevado a que el público estallara en todo tipo de saludos a este pendenciero personaje y al alcohol que lo alimentaba.

'Cuatro evangelistas'

La obra iniciada por 'cuatro evangelistas' [Paco Pérez Herrero, mecánico dentista y poeta que hizo resurgir la tradición tras los años de censura; Luis Rico, aristócrata bohemio; Nicolás Pérez, árbitro de fútbol y agente comercial quien plantó los ajos en las porterías de La Puentecilla en los mejores años de la Cultural y Deportiva Leonesa; y Eulogio ‘El Gafas’, taxista, uno de los evangelistas más prolijos en la creación literaria entorno a Genarín y sus aficiones] ha revivido así una larga tradición.

Genarín, un personaje tildado 'de tercera' en la época, ha vuelto para reivindicar su 'obra', salpicada de orujo y leyenda.

Es el milagro de Genarín, un hombre único, que tras el encuentro con sus fieles ha recibido en la muralla en la que falleció pan, queso y una naranja, alimento para un largo año en el que de nuevo volverá a procesionar junto a sus fieles.

.

Contenido Patrocinado

Fotos