Los futbolistas leoneses acusados de abuso sexual podrían enfrentarse a una pena de 12 años de cárcel

Efectivos policiales en el portal en el que se encuentra el piso de los jugadores./
Efectivos policiales en el portal en el que se encuentra el piso de los jugadores.

La menor, de 15 años de edad, confesó a su terapeuta en Madrid que había sido objeto de abusos no consentidos

SUSANA GUTIÉRREZ | J.C.León

Los tres jugadores de la Arandina, dos de ellos leoneses, implicados en un presunto caso de abuso sexual se enfrentarían a penas de hasta 12 años de prisión en el caso de que los hechos que ahora se investigan fueran probados en su totalidad.

Los leoneses Carlos Cuadrado Santos, 'Lucho', y Víctor Rodríguez Ramos, 'Viti', delantero y portero del equipo, fueron detenidos en su domicilio en la localidad arandina a mediodía de este lunes, mientras que la Policía Nacional también detenía a Raúl Calvo, delantero del equipo, por la misma acusación.

Apuntes

Según ha trascendido este miércoles los abusos habrían sido cometidos sobre una menor de15 años de edad. Al parecer fue la madre de la menor quien localizó un vídeo de contenido sexual en el móvil de su hija procediendo a presentar la correspondiente denuncia bajo el asesoramiento de una sociación especializada en el apoyo a adolescentes. La menor, que podría tener 15 años de edad (la edad mínima para mantener relaciones con consentimiento es de 16 años), también había denunciado los abusos a su terapeuta.

Decisión judicial

'Lucho' y 'Viti' son conocidos de la afición leonesa, ya que Lucho, astorgano de nacimiento, ha defendido las camisetas del Atlético Bembibre, Atlético Astorga y La Virgen. Viti, natural de Bembibre, jugó en el club de su localidad y ambos recalaron esta temporada en la Arandina procedentes de La Virgen y Atlético Bembibre, respectivamente.

La menor afirma que rechazó tener sexo

La menor de 15 años que supuestamente fue víctima de tres jugadores de la Arandina Club de Fútbol, equipo que juega en el grupo VIII de Tercera División, rechazó tener sexo con ellos y fue agredida sexualmente, según la denuncia de la madre de la joven.

De este modo lo han indicado a Efe fuentes de la investigación, que han precisado que, siempre según la denuncia, la menor fue a la casa que comparten los tres jugadores en la localidad burgalesa de Aranda de Duero y no quiso mantener relaciones sexuales con ellos, como le propusieron.

Ante esa negativa, la agredieron sexualmente, han precisado las mismas fuentes, que han indicado que existe otra versión de los hechos que asegura que las relaciones fueron consentidas. En cualquier caso, aunque las relaciones fueran consentidas, el Código Penal lo considera abuso sexual.

Tal y como señala el artículo 183 de esta ley penal, "el que realizare actos de carácter sexual con un menor de dieciséis años, será castigado como responsable de abuso sexual a un menor con la pena de prisión de dos a seis años".

Unas penas que aumentan si se ha empleado violencia o intimidación.

La Policía detuvo a los jugadores Carlos Cuadrado Santos, "Lucho", de 24 años, Raúl Calvo, de 19, y Víctor Rodríguez Ramos, "Viti", de 22, tras la denuncia de la madre de la chica, de la que supuestamente abusaron hace diez días.

Las fuentes han indicado que los hechos fueron grabados por los jugadores.

La magistrada del Juzgado de Instrucción número 2 de Aranda de Duero decidirá esta mañana si decreta medidas en contra de los tres jugadores de la Arandina C.F denunciados por una menor por un presunto delito sexual.

El portero, Victor Rodríguez Ramos ‘Viti’ y los delanteros Carlos Cuadrado Santos ‘Lucho’ y Raúl Calvo Hernández, han pasado su segunda noche en el calabozo de la Comisaría de Policía Nacional de Aranda a la espera de pasar a disposición judicial. La jueza determinará hoy si los investigados deben ingresar en prisión o quedan en libertad con o sin cargos. Los tres deportistas fueron detenidos en la mañana del lunes después de que una menor, de 15 años de edad, denunciara haber sido víctima de un presunto delito sexual sucedido unos diez días antes.

Los jóvenes, que tienen entre 19 y 24 años, comparten un piso pagado por el club deportivo en la Calle San Francisco de la ciudad. Este inmueble, donde supuestamente ocurrieron los hechos denunciados, fue registrado este martes, durante más de cuatro horas, por miembros de la policía científica en presencia de los detenidos y sus abogados, con el objetivo de recabar pruebas que puedan poner luz sobre un asunto que se encuentra bajo secreto de sumario. Tras el largo registro en el domicilio de los futbolistas, los responsables de la investigación abandonaron el edificio con varias bolsas, donde se podían ver sábanas y enseres retirados de la vivienda como pruebas para el proceso.

Acudía a terapia en Madrid

Parece ser que la joven, que acudía a terapia a Madrid una vez por semana, confesó a su especialista en una de las sesiones que tres jóvenes la habían invitado a su piso para mantener relaciones sexuales y al llegar allí se habría negado a seguir adelante y presuntamente la habrían forzado, según refleja el periódico El País, citando fuentes de la investigación.

A partir de ahí, una vez informados los padres de la menor, habrían decidido interponer una denuncia en la Comisaría de Policía Nacional de Aranda de Duero, tras consultar previamente con la Fundación ANAR, colectivo que ayuda a niños y adolescentes en riesgo. La investigación está recabando las pruebas necesarias para determinar lo que pasó en el interior del piso, en qué grado participaron los tres futbolistas en los hechos y también si existen grabaciones de imágenes y fotografías de las circunstancias denunciadas.

Apartados

El club deportivo también se ha manifestado sobre los hechos. A través de un comunicado público ha anunciado que «en el supuesto de que sean ciertos, dichos jugadores quedarán automáticamente apartados de la disciplina de la Arandina C.F». En esta línea, el equipo de fútbol ha mostrado su «respeto» a la justicia, además del derecho a la presunción de inocencia y la «máxima» condena a cualquier caso de violencia machista.

Asimismo, en el plano político, el grupo municipal de Izquierda Unida en el Ayuntamiento de Aranda se posicionó públicamente sobre el asunto. La coalición ha instado al club a que «aparte temporalmente a estos jugadores del equipo hasta que el asunto quede resuelto». Al respecto, ha recordado que el equipo se financia con dinero público ya que la aportación del Ayuntamiento, vía subvención, supera los 50.000 euros.

Contenido Patrocinado

Fotos