Con un par de manos

La XXXVIII Feria de la Cerámica y la Alfarería da el pistoletazo de salida a las Fiestas de San Froilán con 40 expositores, 20 casetas y un perspectiva de incremento ventas de hasta un 35%

Diferentes utensilios disponibles en la feria. / Noelia Brandón
RUBÉN FARIÑASLeón

Las Fiestas de San Froilán ya se dejan ver en las calles de León. Esta festividad es sinónimo de tradición para la capital y, del mismo modo, lo es una de las ferias con más arraigo en la ciudad.

Con la solera de 38 ediciones a sus espaldas, la plaza de San Marcelo vuelve a acoger la Feria de la Cerámica y la Alfarería.

Un total de 40 expositores, 30 ceramistas creativos y 10 alfareros tradicionales y contemporáneos han ocupado las 20 jaimas levantadas sobre el empedrado para celebrar esta cita imprescindible en esta época del año.

Además, como novedad, este año la muestra contará con talleres para los más pequeños que sirven para ver cómo se trabaja el barro y se diseñan las figuras. «Queremos acercar nuestro trabajo a los más pequeños para enseñarles el respeto que se le debe a la artesanía tradicional».

La mayoría de los artesanos llegan desde Castilla y León, dos lo hacen de Portugal y algunos de Madrid. Cada año el repunte de ventas se deja notar y se espera que este año ese incremento alcance el 35%.

Una referencia nacional

Su organizador, Giovanni Pappi, asegura que «todos los artesanos que llegan a la feria se van muy contentos». Por ello, la feria de León ya está situada como «una de las primeras a nivel nacional y no le faltan solicitudes de más expositores».

Cestas de mimbre, cuberterías realizadas con cerámica, envases de barro, joyas y utensilios de decoración. Todo envuelto en un abanico de color con aroma de tradición.

Son 38 años entre jarrones y lámparas, juguetes y aperos de cocina; «es un amor lo que vivimos con esta feria», describen los comerciantes. «Es una peculiaridad de las fiestas porque atrae a todo el mundo de León».

Eso es lo que ofrece la Feria de la Cerámica y la Alfarería que, de nuevo, anuncia a los leoneses el inicio de sus fiestas más arraigadas, las del patrón San Froilán.

Contenido Patrocinado

Fotos