La Feria de la Morcilla recibirá a 100.000 personas que consumirán 3.000 kilos de este producto y 1.400 de chorizo

Ramón Benavides y Pedro Llamas inauguran la Feria de la Morcilla. / Inés Santos

Uno de los eventos más esperados de las Fiestas de San Froilán ya ha abierto sus puertas en la Plaza Mayor de León con la novedad de una cerveza artesana que dará más sabor leonés a esta feria

RUBÉN FARIÑASLeón

La reina ha vuelto a la plaza mayor. Su inconfundible olor ya reside en la gran carpa que cada año acoge a miles de leoneses que buscan degustar los manjares de la tierra.

Si León opta a ser Capital Gastronómica, gran parte de la culpa la tienen sus morcillas, chorizos, quesos y caldos que una nueva Feria de la Morcilla ofrece desde este viernes.

Esta edición será la «más leonesa» de las celebradas hasta la fecha. A la ristra de productos ‘made in León’ se une la cerveza artesana realizada por un bodeguero de la tierra, después de agregar el año pasado a los quesos. «Este año, quitando la coca cola, el resto está hecho en León», explicaba el presidente de la Asociación de Hosteleros del Barrio Húmedo.

Durante los próximos 10 días más de 100.000 personas pasarán por la plaza mayor para dejarse llevar por los sabores de la tradición leonesa en las Fiestas de San Froilán.

Los datos de la feria

Ramón Benavides ha desmenuzado los datos que encumbran a la morcilla como el producto más consumido con ventas que superan los 3.000 kilos. Después llegan los chorizos, que logran despachar hasta 1.400 kilos. Y, por último, la cecina y el queso, con 400 kilos cada uno.

Este evento, uno de los más esperados en los primeros días de octubre, ya ha abierto sus puertas para impregnar de ese sabor ‘picantín’ que hace única a la morcilla que se prepara en León.

De ello sabe el concejal de Consumo y Fiestas, Pedro Llamas, que desmenuzaba cómo se prepara una buena morcilla. «Viene en crudo, pero su tratamiento es a fuego lento, a la plancha e ir removiendo para que no se pegue».

Además, no faltarán productos como las sopas de ajo, la cerveza artesana y un ambiente festivo como el que la capital logra reunir cada año en honor a San Froilán.

Contenido Patrocinado

Fotos