la lucha 'leonina' siempre cumple

La sombra de la Catedral acoge el corro de lucha leonesa de San Froilán | Luis Fernando Campos cumple con la tradición y gana su primer corro en la Plaza de la Regla

Momento del corro de lucha. / Inés Santos
NACHO BARRIOLeón

A la sombra del la 'pulchra leonina' volvió la tradición leonesa de la mano de su lucha. El corro se celebró de nuevo en la Plaza de la Regla en el día de San Froilán con un doble objetivo: mantener viva la esencia de este deporte puramente leonés y acercar al corazón de la capital del viejo reino el noble arte de lucha que enfrenta a ribera y montaña.

Con un corro lleno de público, los luchadores demostraron su nivel desplegándolo en reñidos combates en todos los pesos disputados, si bien grandes y pequeños pusieron sobre la lona la esencia y artes de un deporte que es más que una práctica atlética.

Iván de Barrillos de Curueño en ligeros, y Mosises de Cistierna en medios ganaron el corro en ambas categorías habiéndose hecho anteriormente con las ligas correspondientes de cada categoría.

En semipesados, la ausencia de Tomasín propició que Luis Fernando Campos cumpliera con la tradición que reza que todos los años hay un luchador que consigue su primer triunfo a la sombra de la Catedral.

El cambio de Tomasín de semipesados a pesados, tras haber ganado la liga de aquella categoría, fue finalmente una gran decisión y supuso el triunfo de éste en la nueva categoría.

En lo que respecta a las niñas, Beatriz Riaño de Cistierna ganó el corro en ligeros (la liga la había ganado Isabel Justel, de León). En medios la campeona de liga fue Nerea de León, que se pasó a pesados para emular a Tomasín ganando el corro de esta categoría.

Comenzando a las cinco de la tarde, el corro se extendió bien avanzada la caída del sol, en un marca que se ofrece como imprescindible para poner a la lucha leonesa en el lugar que se merece, haciendo frente al paso del tiempo y reivindicándose como una de esas partes fundamentales del sentimiento leonés.

Fotos