Leonoticias

Del «no es no» a las tablas

vídeo

Los dos contendientes se felicitan tras la batalla dialéctica. / Noelia Brandón

  • Cabildo, representado por Mario González, y síndico, con la voz de García-Prieto, vuelven a enzarzarse en una batalla dialéctica, en el claustro de la Catedral de León, en una discusión que no tiene fin con motivo del acto de las Cantaderas

Y nada, que no logran ponerse de acuerdo, y mira que llevan años intentándolo. De nuevo el eterno debate, ¿Foro u Oferta?, el pueblo de León acude libre y voluntariamente a la ofrenda a la Virgen de Regla ¿o lo hace obligado por el compromiso adquirido hace años?

El acto de las Cantaderas ha congregado a cientos de personas en el claustro de la Catedral para intentar buscar una solución a una riña que siempre termina en tablas.

más imágenes

  • Orgullo de cantaderas

  • Un día para la tradición

En esta ocasión los contendientes eran: por parte del síndico el edil de Empleo, Francisco Javier García-Prieto y, por el clero el administrador de la Catedral, don Mario González.

En los prolegómenos, las 100 doncellas liberadas han depositado su ofrenda, basada en fruta, pan de hogaza y flores. Posteriormente la sotadera, junto a sus doncellas, han bailado al ritmo de la dulzaina para completar el agradecimiento por la ayuda celestial en la Batalla de Clavijo, cuando gracias a la milagrosa intervención de Santiago Matamoros, los cristianos rompieron con el Tributo de las 100 Doncellas.

El concejal golpea, el administrador contrarresta

Empezaba entonces la batalla dialéctica. Golpeaba primero el concejal que señalaba el cariño con el que acudían ahora a la ofrenda voluntaria, porque los tiempos cambian y los foros ya son cosas del pasado.

«Antes en España había una elección cada cuatro años, ahora las hay cada cuatro meses; antes había un rey, ahora tenemos dos; antes teníamos dos partidos y ahora tenemos cuatro; los números cambian y los tiempos también».

Mario González celebraba que el regimiento acudiera un año más «a cumplir con su obligación» por un compromiso que adquirió libremente el pueblo de León porque «primero la obligación y luego la devoción», aseguraba. También hizo referencia a la fábula 'El fanfarrón' de Esopo a raíz de la que instaba a la corporación municipal a demostrar «con hechos» lo que estaban diciendo. «Pruébeme que ustedes vienen libremente», pedía.

El concejal insistía en que cada vez que acudían a la Catedral, el clero les mandaba «a tomar por el foro» y esperaba que no acabase ocurriendo como aquel que le preguntaban si era católico, apostólico y romano, «y este respondía que católico sí, apostólico a veces y que romano para nada, que él era de León de toda la vida»

Don Mario González le recordó a su adversario que no se obcecara con su idea e hizo referencia a la situación política y de sin gobierno en la que se encuentra España por ese motivo. «Empezamos con el no es no y la cosa se acaba encasquillando».

¿Y el resultado?, tablas

García-Prieto no dudó en señalar que hay muchas tareas enojosas, como las sanciones, y esas corresponden al poder judicial, no al eclesiástico, aportando como ejemplo una frase que los propios sacerdotes pronuncian en las homilías.

«Durante las misas, ustedes dicen: ofrecemos el pan y el vino; no dicen: aforamos el pan y el vino; como si estuvieran obligando al Señor a invitarse a una ronda».

El cabildo ha aceptado que el síndico deje de traer la ofrenda, pero matizó que la el foro es por obligación y deben asistir todos los años como compromiso adquirido y recogido en el Archivo Municipal.

Finalmente, tablas, el acuerdo no llegan y el debate se pospone hasta el año que viene. Ni la ironía sentimental del edil, ni los datos aportados por el administrador han convencido. La eterna duda seguirá siendo motivo de riña en León y el problema no tiene visos de solución.