Fernando Moreno y la ‘juguetona’ llegan a León

A sus 70 años, el héroe de la felicidad lleva recorridos 1.013 kilómetros que Euromaster y la Cruz Roja cambiarán por juguetes en la campaña solidaria ‘kilómetros de felicidad’

Fernando Moreno, en su parada en Euromaster León. / Noelia Brandón
INÉS SANTOSLeón

El héroe de la felicidad, como ya se conoce a Fernando Moreno, ha pasado este miércoles por la capital leonesa en una parada más de un Camino de Santiago muy especial. Sumando pedaleos y cambiando kilómetros por juguetes este peregrino ha llegado a León

Con 70 años y la mayor de las ilusiones Fernando realiza el reto apoyado por Euromaster y la Cruz Roja. Una iniciativa que vio en la revista que la ONG le envía todos los meses y con la que no dudó en hacer el equipaje y cargarlo sobre su bici, a la que llama la juguetona. «Siempre la tiraba como hacemos todos, pero en mayo me dio por leerla y vi la campaña», explica Fernando. Un par de llamadas y todo el mundo se volcó con la idea de que este hombre recorriese el Camino de Santiago como un ‘bicigrino’ muy especial.

Preparado con un esquema de sus etapas, una cámara que graba sus aventuras y por supuesto, las credenciales del peregrino Fernando avanza cada día cerca de los 90 kilómetros que no se hacen duros por la importancia de su motivo. «Lo voy haciendo muy contento, sobre todo por el motivo, para que los niños tengan juguetes», explica Fernando.

Sus nietos, su gran apoyo

A pesar de todo el apoyo recibido a lo largo de sus kilómetros, su mujer sigue preocupada por esta hazaña que le llevara, primero a Santiago de Compostela y luego a Finisterre, para volver a la ciudad compostelana el 22 de septiembre donde finalizará su recorrido con 1.400 juguetes a sus espaldas. Una preocupación que él entiende. «Yo le digo que me tienen muy vigilado, pero son muchos días fuera de casa y con todos los accidentes de ciclistas, ella se preocupa».

Fernando es un hombre al que rápidamente todo el mundo coge cariño, desde Euromaster hasta la Cruz Roja sólo tienen palabras de agradecimiento para su esfuerzo y dedicación a este proyecto. También los peregrinos con los que comparte camino no cesan de pedirle fotos como recuerdo de los momentos compartido. Y prueba de ello es la cantidad de imágenes que llenan la galería de su móvil y que enseña con orgullo.

Pero si hay alguien que le da el aliento necesario son sus tres hijos y sus nietos. Ellos son los que le dan el impulso para que día a día siga sumando juguetes con la misma energía e ilusión que el primer día.

1.013 juguetes

Poco a poco y descansando cuando le parece oportuno Fernando va recorriendo todas las etapas con una media de 90 kilómetros al día. Aunque también ha realizado más de 140 en una sola jornada asegura que él va a su ritmo y que «no voy de competición, voy a mi aire y si me adelantan les saludo y si yo adelanto también saludo», explica entre risas.

Arriba: La hoja de ruta de Fernando Moreno. Abajo (de izq. a drch.): Fernando en 'la juguetona' y el broche de Cruz Roja que siempre le acompaña. / Inés Santos

Una aventura que recorre muy bien equipado y con el apoyo de su familia y en especial el de sus nietos y en la que lo único que le importa es la ayuda que se va a destinar a los niños.

«Esto es lo más grande que estoy haciendo en mi vida», explica emocionado, «digo ya llevo 1.013 juguetes, no digo kilómetros».

Una parada en León, provincia en la que ‘el héroe de la felicidad’ recorrerá 250 kilómetros que se transformarán en sonrisas con la ayuda de Euromaster y la Cruz Roja.

Fotos