León, Capital del buen yantar

Tapas 'leonesas' en un restaurante de la capital. / Noelia Brandón

León comienza el año de la Capitalidad Gastronómica con grandes proyectos y una enorme variedad de productos y restaurantes en los que la innovación y la tradición se unen para deleitar al paladar

INÉS SANTOSLeón

León inicia este 2018 con el mejor sabor de boca al convertirse en la Capital Española de la Gastronomía. Un título muy merecido por la amplia variedad de productos que en la provincia se cultivan con una extraordinaria calidad. Un nombramiento que muchos estaban esperando y que en todo el país reconocen por la tradición y la buena cocina que se disfruta en la provincia. Y es que León tiene mucho que mostrar y compartir este año.

En detalle

León ofrece al mundo una despensa extensa y variada que los restaurantes ponen en el plato con gran maestría. Y la mayor de las ventajas reside en esa variedad, en un gran abanico de opciones que desde la capital y la provincia ponen al servicio del paladar.

La tradición y el recuerdo

Una tierra en la que la comida tradicional y ‘los platos de cuchara’ cobran gran importancia. Cocido maragato, botillo del Bierzo, ancas de rana, alubias de La Bañeza, lechazo al horno o las sopas de truchas del Órbigo son algunos de los guisos que tradicionalmente han definido a esta provincia. Platos que llevan en su clave del éxito el tiempo de cocción y la delicadeza al ser preparados. Hoy en día no todas las familias pueden preparar un guiso de estas características, precisamente por esa falta de tiempo. Pero en la capital y a lo largo de la provincia son muchos los restaurantes que ofrecen estos los platos tradicionales cocinados con la delicadeza y los productos de la tierra que les hacen tan sabrosos.

El Mesón Casa Mando es un referente de esta cocina en la capital leonesa, donde se trabaja una cocina de guisos tradicionales teniendo siempre en cuenta «el producto de temporada de la provincia». Javier García Rueda, jefe de sala del mesón explica que «elaboramos una cocina como se hacía antiguamente pero dentro de una cocina moderna en su presentación».

Una cocina tradicional y de temporada que tiene un gran éxito entre todos los públicos. «Tenemos un abanico muy grande entre gente joven y gente mayor», explica Javier García, que asegura que la delicadeza con la que se trata esta cocina es lo que le da el éxito a Casa Mando.

Un plato de estrella

A la hora de sentarse a la mesa, cada comensal tiene sus preferencias y si León destaca por tener gran variedad en su materia prima, también lo hace por la diversidad de los restaurantes que en la capital se asientan. Un menú muy leonés pero completamente innovador es el que ofrecen Yolanda y Juanjo en Cocinandos. «El 80% del menú es leonés siempre intentamos introducir el producto leones en un menú degustación más elaborado», explica Yolanda León.

Los productos ‘de cercanía’ y las recetas tradicionales con la peculiaridad visión y el toque de innovación de esta pareja han traído a León un estrella Michelín. Un lugar del que disfrutar de la alta cocina a un precio muy asequible y que le da a la Capitalidad Gastronómica de León 2018 un lugar diferente en el que disfrutar del sabor de la tierra.

Disfrutar y saborear León

León tiene una gastronomía que merece la pena saborear, pero tanto en la ciudad como en la provincia son innumerables los rincones que desprenden belleza e historia y de los que también se debe disfrutar. El lugar perfecto para combinar ambos placeres está en la terraza del Nimú, en la azotea del Hotel Conde Luna.

Un gastrobar con un ambiente único y del que enamoran las vistas de la ciudad desde uno de los puntos más altos, como su carta de innovación y producto de la tierra. Celia Gonzáles, jefa de sala de la azotea Nimú asegura que es «el local mas exclusivo de la ciudad, no por la clientela sino porque está abierto a que todo el mundo disfrute de León».

Y en su carta sorprenden los platos exclusivos y de calidad, pero sin dejar de lado la esencia de la tierra. Una de sus opciones que más llama la atención es un trampantojo de churros con chocolate, que en realidad es una taza de morcilla acompañada de patata. «Es otra visión de la morcilla de León, pero con el mismo sabor».

La cocina, independientemente del proceso mediante el cual se lleva a cabo la elaboración de las recetas, necesita de mucho amor y la gastronomía se define como el arte de la preparación de una buena comida y este año en León, se va a disfrutar de mucho arte.

Contenido Patrocinado

Fotos