Los farmacéuticos de León se forman para detectar en pacientes patologías intestinales como Crohn y colitis ulcerosa

Los farmacéuticos de León se forman para detectar en pacientes patologías intestinales como Crohn y colitis ulcerosa

Con este paso, se intenta facilitar su derivación al especialista y mejorar el tiempo de diagnóstico

ICAL

Más de 50 farmacéuticos leoneses reciben formación especializada en enfermedad inflamatoria intestinal a través de un taller que forma parte del programa de formación del Consejo autonómico de Colegios Profesionales en colaboración con los Colegios Oficiales de Farmacéuticos y la Asociación de enfermos de Crohn y colitis ulcerosa.

El objetivo es que los farmacéuticos identifiquen a nuevos pacientes no diagnosticados y faciliten su derivación al especialista, mejorando así el tiempo de diagnóstico y reduciendo los brotes de las patologías. Según el presidente del Colegio de Farmacéuticos de León, Javier Herradón Muñoz, «el compromiso con la mejora de la calidad de vida del paciente nos lleva a buscar anticiparnos, no sólo en detectar síntomas en los pacientes no diagnosticados, sino también en conseguir una mayor adherencia al tratamiento, mediante un seguimiento farmaco-terapéutico de los pacientes ya diagnosticados y mejorar sus hábitos de vida. También puede que el paciente requiera un apoyo psicológico, dados los cuadros de ansiedad o depresión que puedan sufrir».

Además, los farmacéuticos vigilarán posibles interacciones, duplicidades o contraindicaciones del tratamiento, puesto que uno de cada tres pacientes, padecen una segunda enfermedad, en muchos casos autoinmune, como artritis reumatoide (20 por ciento de los pacientes), psoriasis o espondilitis anquilosante.

Aunque los síntomas habituales afectan al aparato digestivo, según el doctor Francisco Jorquera, Jefe del Servicio de Aparato Digestivo del Complejo Asistencial Universitario de León, ambas enfermedades pueden afectar a otros órganos, provocando pérdida de visión, lesiones en la piel, dolor en las articulaciones o afectación hepática, por lo que su diagnóstico temprano es fundamental para la calidad de vida del paciente.

Desde la oficina de farmacia se aconseja que, para hacer frente a estas patologías, se debe llevar un correcto estado nutricional, evitar el consumo de tabaco, realizar cierta actividad física, evitar una exposición excesiva a la luz solar y utilizar siempre crema de alta protección.

Crohn y colitis ulcerosa

Este proceso crónico, de causa desconocida, afecta especialmente a personas de entre 25 y 40 años, aunque desde 1996 se duplica su presencia en menores de diez años. En España, en las últimas décadas, aumentaron los casos, aunque la colitis ulcerosa tiene mayor presencia que la enfermedad de Crohn, un 58 por ciento frente a un 42 por ciento.

Ambas alteran la capacidad del organismo para digerir los alimentos y absorber los nutrientes, compartiendo síntomas como dolor abdominal, diarrea crónica, sangre en heces, pérdida de peso, fiebre y anemia. Aunque las diferencian síntomas como la inflamación de cualquier área del tracto digestivo, desde la boca hasta el ano, derivado de la enfermedad de Crohn, y la inflamación del colon, producida por la colitis ulcerosa. No existe tratamiento curativo para ninguna de ellas pero la evolución de ambas puede variar en función de los tratamientos administrado.

Temas

León

Contenido Patrocinado

Fotos