La exhibición aérea deja ver la pasión de León por el Ejército del Aire

La Patrulla Águila durante una pirueta aérea. / leonoticias

Miles de personas se dan cita en el Aeropuerto de León y en la Base Aérea de La Virgen para presenciar la exhibición aérea | Patrulla Águila, F18, Eurofighter y helicópteros Tiger, entre otros, volarán sobre León

RUBÉN FARIÑASLA VIRGEN DEL CAMINO

El Ejército del Aire ha sacado ‘músculo’ este domingo en León. La conmemoración del XXV Aniversario de la Academia Básica del Aire ha desplazado a una nutrida representación de la flota de la armada española para hacer las delicias de 50.000 personas que acudieron al acto.

Minutos antes de las 10 de la mañana, la Escuadrilla de Honores del Ejército del Aire realizó una demostración de altísimo nivel para inaugurar el festival aéreo.

Al detalle

El piloto Carlos Morales hizo su aparición con un ‘ZLIM’, un avión monomotor, biplaza, de entrenamiento primario y acrobacia aérea para dar la bienvenida a los asistentes.

Las aeronaves ‘Canadier’ y ‘Bombardier’, conocidos popularmente como ‘anfibios’, fueron los siguientes en exhibirse. Estas unidades tienen la encomienda de intervenir para la extinción de incendios y la diferencia entre ambos se encuentra en la cabina de vuelo y el sistema de descarga de agua. Su lema no podía ser otro que ‘Apaga y vámonos’.

De Francia hasta el colibrí

Un viejo conocido para los futboleros también surcó el cielo leonés. Salva Ballesta, exjugador de Primera División, volaba desde niño y ahora es un experto constructor y piloto de pruebas de sus propios aeromodelos, por lo que no quiso perderse el festival aéreo como miembro del equipo acrobático.

El toque internacional lo puso el ‘Alpha Jet’, de la ‘Armée de l’air’ de Francia. Un avión de ataque ligero y entrenamiento avanzado del que el país galo posee 140 unidades.

La Fundación Infante de Orleans también dejó su sello con una exhibición de tres aviones: el T6, el C-45 y el T-34 Mentor. Esta entidad tiene un museo de aviones históricos en vuelo y cuenta con 40 ejemplares de 32 modelos diferentes.

Transcurrida la primera hora de show, se desplazaba por cielo el ‘F/A 18’ con su extraordinario sistemas de armas con gran capacidad de evolución y capaz de cumplimentar tanto misiones aire-aire como aire-superficie.

La Patrulla Aspa, con sus cinco helicópteros, conocidas como ‘colibrí’, se perdía por encima de las escasas nubes al poderse elevar por encima de los 6.500 metros. Con sus exhibiciones pretender representar el alto grado de profesionalidad y precisión del Ejército del Aire.

Tras éstos, alcanzó la Base Aérea el ‘Aviocar’, un símbolo de la aviación española por ser el mayor éxito jamás alcanzado por la industria aeronáutica del país.

Reconocidos pilotos españoles

Otro de los pilotos que no quiso perderse la cita fue Jorge Macías, que cuenta con más de 13.100 horas de vuelo a sus espaldas. Además, en 2005 se convirtió en el primer piloto español que representó a la nación en un campeonato internacional. Este domingo se volvió a apretar la palanca al pecho para planear por León, al igual que lo hizo José Luis Olías, presidente del Real Aero Club de España.

Las cámaras dispararon cuando alcanzaba la pista el ‘Harrier’, única aeronave que puede despegar y aterrizar en vertical. Su función es realizar reconocimiento armado y atacar objetivos navales y terrestres.

La punta de lanza del Ejército de Tierra de España es el ‘Tigre’, nombre coloquial que recibe el helicóptero de ataque para las Fuerzas Aeromóviles y que se presentó en La Virgen del Camino.

El espectáculo italiano

Una de las unidades más vistosas del festival aéreo fue el equipo ‘Pioneer’, que lanzaron fuegos de artificio desde sus aeronaves y tiñeron el cielo leonés con los colores de la bandera italiana en honor a su procedencia. Durante 13 minutos, demostraron su precisión y elegancia con una serie de secuencias bien armonizadas y su baile espacial en el cielo.

El caza más polivalente y con mayor maniobrabilidad es el ‘Eurofighter’ que ofreció al público varios toneles, giros de 360 grados y su movimiento ‘doble imperial’, combinando agilidad, capacidades furtivas y sistemas de aviación avanzados.

Por último, el ‘Grizzly’ surcó la Base Aérea con sus grandes dimensiones. Capaz de transportar a 116 soldados, esta aeronave incrementa la capacidad de carga y el radio de alcance en comparación con los aviones que va a sustituir.

Con la Patrulla Águila se puso punto y final al festival aéreo que trató de homenajear las bodas de plata de la Academia Básica del Aire de La Virgen del Camino.

Como prólogo a esta cita se expone en la Casa Botines, un conjunto de artículos relacionados con la enseñanza que se ejercita en la propia Academia, con muestras del material la presencia de un avión F1 Mirage.

Fotos