Una estudiante leonesa gana un juicio antes de terminar la carrera de Derecho

Elisa Castiello estudiante leonesa de derecho/
Elisa Castiello estudiante leonesa de derecho

Elisa Castiello demandó al Ayuntamiento de Crémenes, donde trabajaba de socorrista, por despido improcedente tras ser despedida después de volver de una baja laboral

SANTIAGO FERNÁNDEZLeón

Elisa Castiello, una joven leonesa que estudia cuarto de Derecho, ya ha ganado su primer caso, en el que se defendió a sí misma, sin estar aún colegiada, en un caso de despido improcedente.

Esta universitaria de 22 años ha decidido anteponerse a su futuro y tras una demanda que surge después de que el Ayuntamiento de Crémenes la despidiera argumentado que había tenido “bajo rendimiento” tras volver de una baja después de haber sufrido un accidente de moto el pasado mes de julio. Esta leonesa decidió defenderse así misma pidiendo a este consistorio una indemnización de 1.500 euros, cantidad que debía percibir durante el mes de agosto.

El hecho de querer defenderse a sí misma no nace de la arrogancia de demostrar que ya estaba preparada para ejercer, sino de ahorrarse la cuantía económica del coste del abogado. Castiello había conseguido el trabajo de socorrista para costearse la carrera y no tenía recursos para pagarse un abogado, pero, dado que en lo social no es necesario contar con un letrado, decidió aplicar sus conocimientos y defenderse por sí misma. «Tengo que trabajar durante los meses de verano para costearme los gastos que tengo durante el año, sin ese dinero tendría bastantes problemas para continuar con la carrera», ha explicado Castiello a Leonoticias.

Para la preparación del pleito contó con la ayuda del decano de la Facultad de Derecho de León, Juan José Fernández Domínguez, que había sido profesor suyo en la facultad de León. «Nos motivaba mucho en clase, hacía hincapié en que entendiéramos la materia, que no valía el mero hecho de memorizarla, así que, ahora que me ha tocado entenderlo y aplicarlo y hablé con él para pedirle asesoramiento», recalca la joven leonesa.

El Juzgado de lo Social número 2 de León dictó una sentencia el 23 de enero que declaró improcedente el cese de la joven como socorrista de verano en la piscina de esta localidad. El auto dictado por el juez estima parcialmente su demanda, pero ella va a presentar un recurso de reposición para lograr 1.500 euros de indemnización por daños y perjuicios.

Esta estudiante no pierde la ocasión para reclamar la falta de oportunidades laborales de la gente joven. «Me resulta complicado entrar en el mundo laboral porque te piden experiencia cuestión que a mi edad es imposible».

Contenido Patrocinado

Fotos