El escaparate de las antigüedades

Las calles del centro León se convierten cada sábado en un tradicional mercado de antigüedades entre las que los recuerdos se acumulan tras cada uno de los objetos

Uno de los objetos que se venden en el mercado. / Inés Santos
I. SANTOSLeón

Las calles de la capital leonesa se convierten en una tienda de antigüedades muy especial. Decenas de puestos ofrecen a los visitantes los recuerdos de lo que fue entre libros, revistas y cintas de música.

Los amantes del coleccionismo y las antigüedades se dan cita casa sábado por la mañana en la Plaza Don Gutierre, donde diferentes puestos ofrecen artículos que los más jóvenes no reconocen, pero que un día estuvieron muy presentes en las vidas de sus padres.

Aunque las ventas no son elevadas, según reconocen los comerciantes, las visitas se suceden a lo largo de toda la mañana sin descanso. «Antes se vendía mucho más, ahora mucha gente sólo viene a mirar, pero aquí seguiremos», explica una de las vendedoras. En su puesto se puede encontrar de todo y lo que no tienen «podemos intentar conseguirlo».

Aperos de labranza que hoy sólo son decoración se agolpan en las escaleras de la plaza mientras su dueña afirma que muchas cosas «han sido restauradas por mi marido, estaban estropeadas y él las arregla antes de ponerlas a la venta y ¡todo a mano!».

Un mundo de posibilidades

Recuerdos del pasado en forma de carteles de anuncio de espectáculos, de viejas monedas, pero los sobre todo los recuerdos llegan a la mente en varios puestos de libros y música en los que los coleccionistas disfrutan cada sábado.

Las ventas en algunos casos son recíprocas, ya que los leoneses también llevan objetos antiguos para vender a los comerciantes que escuchan con atención cada una de sus historias.

Madreñas, botas de vino, balanzas y cofres comparten escaparate con recuerdos y detalles de ornamentación que con un baño especial parecen de oro. También las pinturas y las tallas tienen espacio en este mercado en el que se puede encontrar todo aquello que ya no ofrecen las tiendas.

Y bajo la atenta mirada de los leoneses los puestos se exponen con una cuidada colocación y tras la mañana y las ventas llegará la hora de hacer las maletas, hasta la próxima semana.

Temas

León, Libro

Contenido Patrocinado

Fotos