Enseñar y aprender jugando, las claves del Mejor Profesor de España

El leonés Óscar Casado se hace con el reconocimiento de mejor maestro de primaria del país gracias al apoyo y la confianza de las familias de sus alumnos del Ponce de León

Óscar Casado visita de nuevo el aula que compartió con sus alumnos en el Ponce. / Noelia Brandón
I. SANTOSLeón

Un profesor joven, divertido y muy dinámico. Así es el mejor maestro de primaria de toda España. Así es el leonés Óscar Casado. En el Colegio Ponce de León padres y antiguos alumnos le reciben como un auténtico héroe y es que los más pequeños son conscientes de la suerte que tuvieron al poder disfrutar de este profesor durante su año en cuarto de primaria.

La filosofía de las clases de Óscar es crear dinámicas lúdicas para que sus alumnos aprendan la importancia que tiene el esfuerzo diario y la organización. «Enseñar y aprender jugando», esa es la clave de su éxito, «que ellos entiendan la importancia que tiene el esfuerzo y que es importantísimo, pero que eso no tiene que ser aburrido».

A través de las divertidas clases los 26 estudiantes con los que contaba en el aula fueron cogiendo mucho cariño a un profesor que les enseñaban de una manera diferente y los padres de estos alumnos quisieron despedirle como se merecía. Tan sólo estuvo un año, ya que no había obtenido plaza fija en el centro, pero fue un año inolvidable para ambas partes.

El mejor profesor de España, con sus alumnos. / Noelia Brandón

«Cuando faltaba un mes me dijeron que me estaban preparando algo, pero no me volví a acordar hasta que me llegó la nominación», explica Óscar Casado, que se ha alzado con el reconocimiento como Mejor Maestro de Primaria de España 2017 a leonoticias mientras se dirige a su antigua aula en el centro.

Iniciativa de los padres

El reconocimiento como mejor maestro de España ha sido un gran comienzo de año para Óscar Casado, pero lo que más le emociona es que la nominación provenga de las familias de sus alumnos. «No puedo estar más pletórico, no sólo es el reconocimiento profesional sino las familias y los niños que valoran el trabajo del aula», comenta el docente, que también considera que «el reconocimiento es a toda la labor del Ponce».

En sus clases trata de «plantear muchas dinámicas lúdicas, y de que ellos fueran participes del aprendizaje». Otra de sus claves, que también trabaja en el CRA de Jimenez de Jamúz donde ahora tiene plaza fija, es dejar que sean los alumnos quienes se organicen las tareas y sus tiempos. «Todos tenían que hacer el mismo trabajo, pero cada uno se organizaba para hacerlo en clase o acabarlo en casa», añade.

Esta autonomía «genera en ellos una responsabilidad muy importante» que les ayuda no sólo a fijar los conocimientos del curso en el que se encuentran sino que también les enseña a organizarse y ser responsables con sus estudios.

Ellos, los que más le extrañan

Un premio que ha recibido con gran sorpresa, pero que no extraña nada a sus antiguos alumnos del Ponce de León que ya sabían que sería elegido como el mejor profesor de España y entre ellos, las razones sobran.

«Fácil, porque él lo hace todo genial, es súper majo, hace mil cosas distintas», explica Daniel a leonoticias, casi sin poder respirar de tantas cosas que quiere contar de su profesor. Álvaro también quiere contar que Óscar «es muy majo y nos enseña, nos divertimos jugando y aprendemos muchísimo». También se ha dado cuenta que durante el pasado curso había «gente que usaba libros de segundo» y su profesor «les ha ayudado a ir al ritmo de la clase».

Óscar, en el Colegio Ponce de Leon.
Óscar, en el Colegio Ponce de Leon.

Clases divertidas en las que lo importante del aprendizaje se interiorizaba jugando, una de las principales razonas por las que sus 26 alumnos de cuarto de primaria adoraban ir cada mañana al centro. Un tutor que impartía las diferentes materias con la misma ilusión que ellos recibían las lecciones, por lo que ahora no saben en cual se lo pasaban mejor. «Con Óscar me las pasaba todas genial, porque nos hacia juegos distintos y lo explicaba todo muy divertido», explica Selene.

Destinado ahora en el Colegio Rural Agrupado de Jiménez de Jamúz, Óscar Casado sigue trabajando con la misma filosofía de fomentar la responsabilidad y la organización entre sus alumnos con dinámicas lúdicas que les ayuden a fijar conocimientos de una manera divertida. La despedida entre sus alumnos del año pasado no fue sencilla, pero espera poder seguir realizando visitas al centro y no perder el contacto.

Contenido Patrocinado

Fotos