Los enfermeros se niegan a vacunar sin prescripción y la campaña de la gripe se colapsa

Imagen de una vacuna para la gripe.

La Consejería de Sanidad confía en que se resuelva «este debate entre profesionales» y como último recurso podría recurrir a una instrucción de Salud Pública para evitar el caos

S. CALLEJALeón

La enfermería está en pie de guerra y quiere poner los puntos sobres las 'íes' en la aplicación del Real Decreto de indicación, uso y autorización de medicamentos, el que dejó «desamparado» al colectivo, al reducir sus competencias y obligar a contar con la decisión del médico en actuaciones diarias como administrar algunas vacunas, entre ellas las de la gripe.

Ahora, a un mes para que arranque la habitual campaña de vacunación, los colegios profesionales de Enfermería de las nueve provincias, con el Consejo de Colegios Profesionales de Diplomados en Enfermería de Castilla y León a la cabeza, han decidido ajustarse a derecho y pedir a estos profesionales que vacunen sólo si existe una prescripción del médico de familia previa e individualizada para cada paciente.

Incapacidad de los políticos

Así lo avanzó a Ical el presidente del colegio autonómico, Alfredo Escaja, que precisó que el colectivo se limitará a cumplir una norma nacional que genera ahora un problema por la «incapacidad de los políticos y la postura de los médicos, que lejos de velar por la ciudadanía, han querido mantener una posición arcaica y ridícula».

«Queremos que los enfermeros sepan que actualmente si un enfermero administra una vacuna sin que exista una prescripción previa del médico, estará vulnerando la legalidad y realizando una actividad que es competencia de otro profesional, por lo que podría estar incurriendo en un delito de intrusismo profesional», explicó.

«Lo que queremos es que nuestros colegiados sean conscientes de la gravedad de la situación, ya que la jurisprudencia actual dictamina que la aplicación de vacunas sin prescripción médica expresa no es válida, por lo que podrían derivar en responsabilidades de todo tipo en caso de seguir administrando las vacunas como hasta ahora, debido a que ninguna póliza de seguros podría cubrir esta negligencia», indició Escaja.

Campaña de gripe

Este acuerdo implica que los 2.800 enfermeros que trabajan en los centros de salud de Sacyl podrían optar por no vacunar a ningún paciente sin que cuente con una indicación médica personalizada, con lo que ello implica a las puertas del inicio de la campaña de la gripe, en la que se administran más de 670.000 dosis. Podría suponer un colapso de las consultas, algo que los enfermeros achacan a los propios médicos.

La enfermería ha tomado esta decisión después de una sentencia de la Sala de lo Contencioso Administrativo del Tribunal Superior de Justicia del País Vasco, que a finales de julio suspendió una instrucción del Servicio Vasco de Salud en este sentido y determinó que los enfermeros no podrían vacunar a la población sin prescripción. Confirmaba lo recogido en el Real Decreto de prescripción por late de los enfermeros, algo que hasta la fecha se estaba incumpliendo por la voluntad de estos profesionales de facilitar y prestar la mejor atención a los ciudadanos.

Instrucción de Salud Pública

Ante esta decisión, el consejero de Sanidad, Antonio María Sáez Aguado, que esta misma mañana ha recibido la comunicación oficial del Consejo de Colegios Profesionales de Diplomados en Enfermería de Castilla y León, explicó a Ical que confía en que no haya problemas, ya que como último recurso la Dirección General de Salud Pública podría realizar una instrucción global para que se vacune sin prescripción. En todo caso, trasladó al colectivo que no conviene trasladar «debates entre profesionales» a los pacientes. «En el fondo laten las discrepancias de enfermeros y médicos por el Real Decreto de prescripción enfermera, un debate que debe solventarse a nivel global y que no debe amplificarse y afectar a algo tan importante como es la salud pública», sentenció.

A juicio de Sáez Aguado, el problema tiene que centrarse en otro lugar, «es un debate que se debe solventar por parte del Ministerio de Sanidad y no trasladarse a otras materias», insistió. En todo caso, confió en que la decisión del colectivo, que respeta, no afecte a la campaña de vacunación que, como es habitual, comenzará a mediados o finales del próximo mes en Castilla y León.

Fotos