El drama de los desahucios se enquista en León con 500 ejecuciones al mes y un «mínimo» parque público de viviendas

El colectivo Stop Desahucios cumple 5 años. / S. Santos

La plataforma Stop Desahucios cumple cinco años de vida en los que ha actuado en más de 300 casos, de los que sólo el 30% han logrado una solución efectiva, e incidiendo en la necesidad de la disposición de los pisos del Sareb para los familias afectadas

A. CUBILLASLeón

No llegar a fin de mes. Estar meses e incluso años sin trabajar. La crisis económica ha dibujado un nuevo escenario marcado por la incertidumbre de muchas familias que de la noche a la mañana pierden sus casas. Porque aunque se hayan visto silenciados por la Ley Mordaza, el problema de los desahucios persiste, el drama continúa.

Una realidad, dura y cruel, que en 2013 obligó a un colectivo de ciudadanos a constituir ‘Stop Desahucios’, una plataforma que cuando echó andar nunca pensó llegar tan lejos, y que hoy, cinco años después se ha convertido en el único aliento de muchas familias leonesas.

Porque la realidad del ciudadano de a pie dista mucho de las teorías de los expertos que aseguran que las cifras macroeconómicos apuntan al final de la crisis. Concretamente, en su corta pero intensa vida, desde la plataforma se han llevado a cabo más de 300 acciones, de las que sólo en el 30% se alcanzan soluciones reales y a largo plazo, de un drama que atrapa cada mes a 500 leoneses.

En la actualidad la plataforma gestiona de media unas 40 casos cada mes aunque alerta que son muchas las familias que se van de sus casas de forma silenciosa

Las cuentas hablan por sí solas. En apenas cinco años se habrían registrado unos 30.000 desahucios en la provincia de León, lo que representa una media de 16 ejecuciones hipotecarias cada día.

De ellos, no todos son relativos a la vivienda, también engloba a aquellos que han perdido un local o un garaje, de ahí la necesidad de que se clarifiquen y especifiquen las cifras para conocer el impacto real en las familiares. Sin embargo, denuncian, no hay voluntad política.

“Es una cifra importante”, remarca la portavoz de la plataforma, Elisa Parrado, que asegura que en la actualidad atienden de media unos 40 casos frente a los 60 o 70 que alcanzaron en años anteriores. En cualquier caso, remarca, aún son muchas las familias las que abandonan su casa de forma silenciosa.

Elisa Parrado, portavoz de 'Stop Desahucios de León'.
Elisa Parrado, portavoz de 'Stop Desahucios de León'.

El problema es que en muchas ocasiones la solicitud de ayuda llega tarde. Parrado remarca la importancia de que una vez detectado el problema se pongan en contacto con la plataforma para intentar solucionar su caso, aunque en casos como alquileres resulta complicado alcanzar esa solución.

«Pasividad administrativa»

Y ante esta situación, la pasividad administrativa como respuesta. Es la denuncia que reiteran desde Stop Desahucios, que siguen alzando la voz ante la falta de un parque de alquiler que cubra las necesidades de las familias leonesas. Parrado recuerda la solicitud que se le lanzó al Ayuntamiento para crear un parque de viviendas en la capital leonesa para paliar esta situación para paliar la escasa oferta de la Junta de Castilla y León.

Porque, hoy por hoy, sería imposible contar el número de viviendas que se necesitarían en una provincia que, según denuncian, apenas cuenta con media docena abiertas y muchas situadas en pequeños núcleos rurales que frenan a esas familias desalojadas ante las bajas posibilidades de regresar al mercado laboral.

«La solución la tenemos en el Sareb. No se necesita comprar viviendas están ahí ya» ELISA PARRADO (STOP DESAHUCIOS LEÓN)

Todo ello, a pesar de que la solución está en la Sareb, el conocido como banco malo. “Tenemos una Sareb creada en un 40% con capital social lleno de viviendas que no se han conseguido vender y que nos vendrían estupendamente a la ciudadana para realojar a los desahuciados. No hace falta comprar más pisos, ya están ahí solo hace falta utilizarlos”, remarca Parrado.

Y la situación, lejos de mejorar empeora. Desde la plataforma alertan de un incremento del número de desahucios en la provincia de León al término del año coincidiendo con el fin de la moratoria y suspensión de los lanzamientos hipotecarios.

No vendemos el modelo de recuperación económica que nos cuentan. Los que eran parados de larga duración ahora son parados de más larga duración. A los ciudadanos se le acaban las prestaciones, los que han tenido que hacer reagrupación familiar allí siguen y los que accedieron a un alquiler social consiguen el dinero con trabajos en negro. A la gente no le está yendo bien, cuenten lo que nos cuenten”.

Sin embargo, la ley mordaza, denuncia, ha conseguido a golpe de multa silenciar estos dramas, vaciar las calles “para que los cuatro que seamos no hagamos suficiente ruido y poder decir que no estamos. Les ha salido con la Ley mordaza la jugada redonda”, lamenta Parrado, que si bien reconoce que en León cada vez son más las personas que se convencen de que el derecho a la vivienda se tiene que hacer efectivo y se suman como activistas a Stop Desahucios.

Soluciones

Drama al que exigen ponerle coto, empezando porque las administraciones asuman responsabilidad y hagan real el derecho a una vivienda, articulando mecanismos como sanciones a las entidades que acumulen un gran volumen de viviendas, regulando el precio de los alquileres, garantizando los suministros o impidiendo desahucios siempre que no haya una alternativa real a la vivienda.

A la espera de un cambio legislativo, Stop Desahucios León se mantendrá al frente de la lucha para salvaguardar los derechos de las familias leonesas más indefensas.

Contenido Patrocinado

Fotos