La 'cuenta general' de Caja España mostró «la señal de alarma» en 2007 al desplomarse sus fondos propios

Juan José Pérez Sáez, junto a Manuel Mitadiel, comparece en la comisión de investigación./R. Valtero
Juan José Pérez Sáez, junto a Manuel Mitadiel, comparece en la comisión de investigación. / R. Valtero

Las auditorias de Deloitte a Caja España entre los años 2005 y 2009 no plantearon salvedades

ICALLeón | Valladolid

El exempleado de Deloitte Juan José Pérez Sáez, responsable de las auditorias de Caja España antes de su fusión con Caja Duero, aseguró este jueves que las cuentas de la entidad entre 2005 y 2009 siempre fueron «limpias» y que sólo se plantearon salvedades en los ejercicios 2003 y 2004 relativas a la provisión de fondos y a la amortización de activos, corregidas a partir de 2005, ejercicio en el que entró en vigor una normativa contable.

En su comparecencia ante la comisión parlamentaria de investigación sobre la actuación, gestión y supervisión de las cajas de ahorro de Castilla y León, Juan José Pérez reconoció que a partir de 2007, después de años de beneficios, la propia cuenta general consolidada de la entidad ya advertía del deterioro y “daba la señal de alarma”.

En su comparecencia, Pérez Sáez insistió en repetidas ocasiones que su trabajo no consistía en emitir juicios de valor o análisis sobre las decisiones de los órganos de dirección de la entidad, y recalcó que en todos los años que auditó a Caja España la entidad siempre fue transparente y le facilitó la información solicitad.

Islas Caimán

A preguntas del portavoz del Grupo Mixto, José Sarrión, sobre que el grupo filial Caja España Preferente se constituyera en las Islas Caimán, Pérez Sáez apuntó que era una práctica habitual de casi todas las cajas en aquellos años para tener un mejor tratamiento fiscal, a la vez que dejó claro que el riesgo de las preferentes era conocido y estaba plasmado en los folletos informativos de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

A su vez, sobre los créditos concedidos por Caja España a empresas del que entonces era su presidente, Santos Llamas, el exmpleado de Deloitte explicó que los préstamos estaban debidamente autorizados y no se trataban de operaciones prohibidas.

Por su parte, el portavoz de Ciudadanos, Manuel Mitadiel, preguntó al compareciente si conocía las operaciones anteriores al año 2009 por las que el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) denunció ante la Fiscalía al considerar que habían supuesto un perjuicio económico a la entidad de 120 millones de euros, a la vez que le pidió una explicación por los motivos del ajuste contable que provocó que entre 2009 y 2010 los fondos propios conjuntos de Caja España y Caja Duero pasaran de 2.244 millones a 1.643.

Juan José Pérez Sáez comparece en la comisión de investigación.
Juan José Pérez Sáez comparece en la comisión de investigación.

Test de estrés

En este sentido, Pérez Sáez explicó que en esos años el deterioro de los créditos fue muy rápido y que era algo habitual que el valor de mercado de los activos no coincidiera con el valor contable.

Al igual que Mitadiel y Sarrión, el portavoz de Podemos, Pablo Fernández, también preguntó por posibles irregularidades a la hora de conceder préstamos, a lo que el compareciente se limitó a explicar que en el análisis de las cuentas no se puede detectar si hubo buenas o malas prácticas.

En su intervención y a requerimiento del portavoz del PSCyL, José Ignacio Martín Benito, Pérez Sáez destacó la rigurosidad de los llamados test de estrés realizados al sistema bancario y en el año 2011 situaban a Caja España-Duero como la octava entidad financiera más solvente del país, mientras que a preguntas del portavoz del PP, José Manuel Fernández Santiago, insistió que todas la auditorias realizadas cumplían la normativa contable y reflejaban una imagen fiel del patrimonio y de la situación financiera.

Contenido Patrocinado

Fotos