CSIF denuncia que la falta de personal impide que se investiguen el 80 % de los incendios en León

Imagen de una de las zonas que resultaron calcinadas en el incendio de La Cabrera./Leonoticias
Imagen de una de las zonas que resultaron calcinadas en el incendio de La Cabrera. / Leonoticias

Los agentes medioambientales lamentan que son pocos, con escasos medios y sin apoyo institucional para combatir el fuego

LEONOTICIAS

Los agentes medioambientales de la Junta de Castilla y León reclaman el apoyo institucional necesario para combatir la lacra de incendios forestales que se produce año tras año en la provincia. Muchos de los casi 800 fuegos declarados en la provincia leonesa en lo que va de año, señalan en un comunicado, se podrían evitar si la plantilla estuviera al completo -casi el 30 por ciento de las plazas están vacantes-, señalan hoy un comunicado de CSIF.

Con más de 20.000 hectáreas de monte calcinadas, casi la mitad de las quemadas en toda Castilla y León, el esclarecimiento de las causas de los incendios y su investigación adquiere una importancia vital a la hora de reducir estas cifras, esto es prevención.

Los agentes medioambientales son los que realizan la investigación de causas, detectando el punto de inicio y el medio de ignición si existe; a veces trabajan en colaboración con el Seprona para evitar duplicidades en la fiscalía y juzgados y que todos los recursos se usen en la misma dirección, pero, añaden, no es menos cierto que los efectivos de la Benemérita son aún más escasos y se deben sumar esfuerzos y trabajar de forma sinérgica; todos los recursos son pocos en la lucha contra los incendios.

Con los efectivos actuales, denuncian, sólo se llega a investigar un pequeño porcentaje de esos 800 incendios forestales (un 20 por ciento aproximadamente), ya que los agentes disponibles deben dedicarse a la dirección de extinción del 95 por ciento de los incendios que se declaran en la provincia y, por tanto, deben priorizar los más importantes.

CSIF ha propuesto en repetidas ocasiones volver a formar las BIIF (Brigadas de Investigación de Incendios Forestales) que fueron desmanteladas hace unos años y que, apuntan, deberían estar operativas todo el año y especialmente durante la época de peligro alto, con guardias de localización asignadas con objeto de comenzar con la investigación desde la misma declaración de cada incendio. No tiene mucho sentido investigar después de una semana del incendio, apuntan.

Algo que denuncian insistentemente los agentes y de lo que CSIF se hace eco, es el “práctico nulo apoyo institucional que parece ir encaminado a la sola presencia y voz del político de turno, ninguneando a los mismos representantes sindicales en cuestiones tan básicas como su seguridad, la licitación de uniforme, el EPI (Equipo de Protección Individual) o vehículos, y a los propios agentes que, según manifiestan, “si los servicios salen adelante es por la inquietud y voluntad personal de muchos de nosotros”.

Fotos