'Cortocircuito' EN EL Ayuntamiento de León

El Tribunal Administrativo de Recursos Contractuales de Castilla y León paraliza el proceso porque éste no parece responder ni a criterios objetivos ni a criterios razonados

J. Calvo
J. CALVO

No es la primera ocasión, ni la segunda, ni la tercera, ni la cuarta, en la que el equipo de gobierno del Ayuntamiento de León tiene conocimiento de los 'cortocircuitos' que se suceden en el entorno de la millonaria adjudicación del contrato de la luz en la ciudad y en todo sobre lo que 'toca' a este asunto.

Desde hace meses técnicos de diferentes servicios del propio Ayuntamiento, representantes de otras formaciones políticas y responsables del propio sector vienen advirtiendo de las 'singularidades' del citado contrato.

Unas singularidades tan 'singulares' que dentro del sector propician razonadas sospechas de que 'algo' no se está haciendo bien.

La decisión de paralizar el proceso ahora conocida y tomada por parte del Tribunal Administrativo de Recursos Contractuales de Castilla y León, dependiente del Consejo Consultivo, desmonta la idea de que todo es una 'caza de brujas', invenciones de la prensa o luchas intestinas en el propio Consistorio o en el sector.

El Tribunal Administrativo de Recursos Contractuales de Castilla y León paraliza el proceso porque éste no parece responder ni a criterios objetivos ni a criterios razonados. Y no es la primera vez en la que algo así ocurre.

De ahí la gravedad de lo sucedido. Una gravedad de tal calado que alcanza el terreno administrativo y también al político. Y nadie podrá decir que no se lo esperaba o que nada sabía de este grave asunto.

Contenido Patrocinado

Fotos