Las Cortes reclaman a la Junta un plan específico para las personas con autismo

Bancada socialista en las Cortes./Valtero
Bancada socialista en las Cortes. / Valtero

La procuradora socialista por León, María José Díaz-Caneja, defiende el objetivo de «garantizar la igualdad de oportunidades de este colectivo» y recibe el apoyo unánime del pleno

LEONOTICIAS

El pleno de las Cortes de Castilla y León ha aprobado por unanimidad de todos los grupos la proposición no de ley (PNL) presentada por el PSOE para que la Junta desarrolle un plan autonómico específico que ampare a las personas que padecen trastornos del espectro del autismo (TEA). El objetivo de dicho plan es «garantizar la igualdad de oportunidades del colectivo y el disfrute efectivo de sus derechos», según señala la resolución consensuada y defendida por la procuradora socialista por León María José Díaz-Caneja.

La parlamentaria autonómica leonesa argumentó que la Federación Autismo Castilla y León reveló en noviembre de 2016 que el índice de prevalencia del autismo en la comunidad se sitúa en 1 de cada 68 niños y niñas de ocho años. «Esta altísima prevalencia, unida a la especificidad y heterogeneidad que presentan las personas con TEA, exigen de la Junta la puesta en marcha de un plan específico de acción».

Díaz-Caneja añadió que la PNL presentada por el PSOE no salió adelante en su día «por la falta de apoyo del PP», pero se felicitó porque ambos grupos hayan seguido trabajando «para consensuar una propuesta común que garantice la igualdad de oportunidades y el disfrute de los derechos de las personas con TEA».

Actualmente, en España, «no se dispone de datos poblacionales exactos sobre este colectivo», según la procuradora socialista. Sin embargo, sí se sabe que «el índice de prevalencia de los trastornos del espectro del autismo ha aumentado en las últimas décadas, de forma que se sitúa en un caso por cada 100 habitantes para Europa». «Ello permite calcular que en España hay unas 450.000 personas con trastornos del autismo, que se eleva a un millón o más, si se considera todo el entorno familiar», explica.

«Las personas con este trastorno y sus familias se enfrentan además a una situación en la que el desarrollo de servicios especializados es limitado y territorialmente disperso, por lo que existen importantes desigualdades en la cobertura pública y privada entre las diferentes comunidades autónomas. Apenas hay unidades especializadas en los distintos sectores de los servicios públicos o están sobrepasadas por la demanda existente. A todo ello se suma que son muy escasos el conocimiento y la concienciación social sobre los TEA», sostiene Díaz-Caneja.

Contenido Patrocinado

Fotos