La construcción leonesa deja de ser «el sector maldito» y repunta en precios, obras nuevas y rehabilitaciones

Operarios trabajan en la obra de un edificio./
Operarios trabajan en la obra de un edificio.

Javier Vega ve con optimismo el sector de la construcción que está volviendo a tener la confianza de los bancos y se ve reflejado en «la cantidad y el volumen de las hipotecas»

INÉS SANTOSLeón

El optimismo se apodera del sector de la construcción en León que vuelve poco a poco a la normalidad. A pesar de que las últimas cifras del paro en la provincia no han sido buenas, si se tiene una visión global del año los datos llaman «a ser positivos». Y así lo ve Javier Vega, presidente de la Confederación de la Construcción de Castilla y León, «aunque noviembre no es un buen mes, hay que ser positivos y ver que se está repuntando».

El empresario recuerda que el año ha visto un descenso de los parados de la construcción y eso también se refleja en «la cantidad y el volumen de las hipotecas» que se solicitan en los últimos meses. También apunta a la creciente solicitud de visados de obra nueva y «el aumento de manera notoria» de las rehabilitaciones que se han comenzado a lo largo del año. Vega lamenta que «las reformas han bajado en los últimos meses», pero recuerda que «todo indica que vamos en un sentido de normalización del sector y de crecimiento, en general, de empleo».

León crece

Los datos de la provincia en materia de paro y parados de la construcción son «muy similares» y hay pocas estadísticas concretas del avance de la ciudad. Javier Vega apunta que, a pesar de ello, «los precios y la actividad están tirando para arriba».

El presidente de la Confederación de la Construcción de Castilla y León asegura que «se están pidiendo nuevas licencias de obra y los bancos están ayudando». Vega recuerda la complicación de los últimos años en un sector en el que la financiación no confiaba y alerta del cambio de mentalidad. «Si presentas una operación razonable la financiación sale y eso anima a empresarios y compradores», explica Vega, quien añade que «ya no somos el sector maldito».

Buenos pasos, pero con calma

El positivismo se muestra en las declaraciones del presidente de la Confederación de la Construcción de Castilla y León que es a su vez cauteloso, ya que insiste en que «la actividad no es desmesurada y hay que tener cuidado con las estadísticas».

La entrega de un bloque de edificios puede hacer variar de forma notable los datos, por lo que se insiste en tener una visión global del mercado. A pesar de ello, espera que a lo largo del próximo ejercicio los meses de marzo, abril y mayo ayuden a los parados de la construcción, ya que la mejora del tiempo hace incrementar el número de obras, tanto públicas como privadas.

Contenido Patrocinado

Fotos