El Comercio de la provincia se une para aprovechar el «viento de cola» del año gastronómico

Autoridades participantes en el desayuno.

Aleco organiza un desayuno en el que se pone sobre la mesa el Programa de Infraestructuras de la Junta y la inversión de la Diputación para el desarrollo del mundo rural

RUBÉN FARIÑAS León

El comercio de León capital y de su provincia quieren aprovechar el viento de cola para avanzar y aprovechar los recursos naturales con los que cuenta este territorio.

Con ese objetivo, la Asociación Leonesa de Comercio (Aleco) ha organizado un desayuno informativo en el Hostal de San Marcos para hablar de la provincia «como la gran olvidada» y de su medio natural «como motor económico» de la actividad leonesa.

El presidente de Aleco ha recordado que León tiene «una provincia infinita» y es exigible poner en valor todo lo que tiene. «La Capital Gastronómica va a depender en buena parte de la provincia».

Los leoneses deben encarar el año 2018 «con buenas expectativas» con el título gastronómico como «revulsivo, acicate y estímulo» para los sectores de actividad económica como el comercio y la hostelería, ha señalado el alcalde de la capital.

Antonio Silván ha reconocido que «la fórmula ya está inventada» y consiste en ser positivos y tener unidad. «La provincia y la capital van unidas de la mano con proyectos y ofertas alternativas».

El crecimiento turístico que está experimentando León va refrendado con los datos. La estancia media de los visitantes se ha incrementado en el último año para pasar de 1,6 días a 2,1 y por ello, el primer edil cree que «vamos por el buen camino».

Desde la Diputación de León se refrendará la apuesta por el mundo rural con una inversión de más de 51 millones que irá destinada al dinamismo económico y reforzar el tejido empresarial de estas zonas.

El Plan de Emprendedores, con vigencia los últimos ocho años, incluye la novedad de incentivar su desarrollo con dos años de bonificación del 80% de las cuotas para aquellos que quieran abrir un nuevo negocio y sean menores de 63 años.

A ello se suman dos nuevos planes de apoyo al comercio rural, dotado con 40.000 euros y otro con el objetivo de lograr el relevo generacional, con una partida de 50.000 euros. «Tenemos un grave problema de despoblación. Las personas del mundo rural se quedan sin servicios y hay que plantear que cuando cosas como el teleclub o la tienda de alimentación desaparece, tras ello van los pueblos», ha objetado Juan Martínez Majo.

Por su parte, la Junta de Castilla y León ha enfocado, en la figura del consejero de Fomento y Medio Ambiente el «orgullo» de la riqueza natural que posee esta provincia, tanto en especies, hábitats como en espacios naturales declarados. «A ello se suma un parque nacional, siete reservas de la biosfera y los mejores ríos trucheros del mundo».

Juan Carlos Suárez-Quiñones ve esta riqueza de productos naturales «una oportunidad para el empleo en el mundo rural». Por ello, fomentarán el Programa de Infraestructuras Turísticas con más de siete millones como puerta de entrada a las poblaciones rurales para mejorar el comercio, el turismo y las pernoctaciones dotando de mejoras y calidad al medio natural.

Contenido Patrocinado

Fotos