Ciudadanos acepta el órdago de Silván y ofrece un margen «prudencial» para cesar al concejal investigado por corrupción

Antonio Silván y Gemma Villarroel, en una imagen de archivo. /Campillo
Antonio Silván y Gemma Villarroel, en una imagen de archivo. / Campillo

Gemma Villarroel advierte de que no permitirá que el Ayuntamiento esté bajo la sombra de la corrupción, recuerda que no es baladí la «imputación» de un cargo público e insiste en que romperá el pacto de gobierno

A.C. León

Antonio Silván y Gemma Vilarroel se pasaban la pelota en enero de 2017 coincidiendo con la inauguración del campo de fútbol de Pinilla. Año y medio después, esa imagen se repite, eso sí, de forma figurada y con una advertencia que pone en jaque una relación que nació en 2015.

«La pelota sigue en el tejado de Antonio Silván». Contundente, Gemma Villarroel, portavoz de Ciudadanos del Ayuntamiento mantiene inamovible su postura y advierte al alcalde de León que romperá el acuerdo de gobierno si no cesa al concejal José María López Benito, citado a declarar como investigado por posibles amaños en contratos públicos.

Más información

Y por gentileza Ciudadanos pone encima de la mesa un tiempo «prudencial» confiando en que el regidor leonés replantee la situación porque, de no ser así, advirtió, estaría rompiendo el pacto suscrito en 2015 unilateralmente. Eso sí, Villaroel ha corregido a Silván y le ha recordado que sería el PP el «único culpable por no ser implacable contra la corrupción».

Porque, señaló a este diario, Ciudadanos ejerce una política de «tolerancia cero» con la corrupción, siendo los primeros en demostrarlo y «de manera contundente» con el cese inmediato del concejal de San Andrés del Rabanedo, en libertad con cargos en el marco de la 'Operación Enredadera'.

Por ello, exigió a Silván respeto a Ciudadanos y a todos los leoneses y le emplazó a cesar de su cargo al concejal de Infraestructura porque, aseveró, de no ser así estaría llevando a cabo la ruptura de los Acuerdos de Regeneración Democrática firmados por la formación naranja y que posibilitó la investidura de Silván con alcalde.

De ahí que no entienda la sorpresa ni las críticas expresadas por «el señor Silván» tras conocer la postura de Ciudadanos a través de los medios de comunicación. Es más, Villarroel defiende su manera de actuar al entender que el alcalde es «responsable» de conocer y hacer cumplir los acuerdos firmados.

«No hablé con él pero tampoco veo necesario hablar. El acuerdo está firmado y todos somos responsables de nuestro trabajo para saber si estamos rompiendo aposta el acuerdo. Creo que no hay necesidad de advertir del incumplimiento. Parece que el alcalde no recuerda lo firmado».

«Declaraciones en caliente»

En este punto, Villarroel no ocultó el asombro que le causaron las declaraciones realizadas este martes por Silván, pero insistió en que Ciudadanos será inflexible en su petición de cese de López Benito para regenerar las instituciones. «No vamos a permitir que el Ayuntamiento de León esté bajo la sombra de la corrupción».

Y por ello, la portavoz de Ciudadanos lamentó que el alcalde haya querido restarle importancia a la citación como «imputado», ahora denominada investigado, porque no es algo «baladí».

«No a todos los concejales o leoneses se les llama a declarar como imputado. Quiero entender que las declaraciones de Silván fueron en caliente y que en realidad no tenga intención de mantener a un concejal que está llamado a declarar como imputado. Queremos actuar rápido y así lo haremos», sentenció Vilarroel.

Sobre la futurible moción de censura que podría presentar el PSOE ante la ruptura del pacto PP-CS, Villarroel no entró a valorarlo, al entender que no es el momento y confiando en que Silván actúe conforme al pacto del 2015.

De esta forma, Silván tendrá un tiempo «prudencial» para cesar a López Benito porque, aunque Villarroel prefiere no especificar el margen exacto que dispondrá Silván para actuar, Ciudadanos ya no da marcha atrás y será implacable en el Ayuntamiento de León.

Contenido Patrocinado

Fotos