Un centenar de personas claman en Botines por unas pensiones «que no estén por debajo del umbral de la pobreza»

Instante de la concentración. / Vanessa Lorenzo / Inés Santos

Los pensionistas anuncian que todos los lunes, a las 12:30 horas, se concentrarán en esta céntrica ubicación de la ciudad de León para continuar con una lucha que, esperan, «tenga final feliz»

DANI GONZÁLEZ

La lucha de los pensionistas no cesa. Una día más, han vuelto a salir a la calle, han vuelto a concentrarse, para pedir unas pensiones dignas, que no estén «por debajo del umbral de la pobreza». Esta vez ha sido en la Plaza de Botines, donde anuncian que volverán cada lunes a las 12:30 horas hasta que la situación se soluciones.

Esta es la principal reivindicación del centenar de manifestantes, que señalan que las pensiones «no son un privilegio ni un regalo, si no un derecho». «Es un sistema viable, amenazado por las políticas económicas del PP y sus cómplices», han destacado.

Todo esto llega justo después del anuncio de que los Presupuestos Generales del Estado tendrán medidas para paliar la crisis de las pensiones. «Habrá que esperar a ver, pero nos parece insuficiente la cantidad que esperan subir en las rentas más bajas y de viudedad», explica Manuel Colinas, del área del mayor de Podemos León, que señala que «muchas pensiones están por debajo del umbral de la pobreza».

Por otro lado, también señalana que el Ejecutivo tiene la idea de mantener el crecimiento de las pensiones del 0,25%, algo a lo que se oponen los manifestantes ya que solicitan «un aumento acorde a la subida del IPC para no perder poder adquisitivo». Además, Colinas ha mostrado su total descuerdo con el factor de sostenibilidad que se pondrá en marcha desde el 1 de enero de 2019 ya que «como vivimos más tiempo, nos van a quitar más pensión».

Una lucha que va a continuar

No son reivindicaciones nuevas. Son las mismas que llevan más de un mes exigiendo en la calle. «No vamos a bajar los brazos», anuncian, porque «es lo que espera el Gobierno para seguir metiendo la mano en nuestros ahorros y seguir potenciando el negocio de los planes de pensiones privados».

Recalcan que el «desprecio» del PP y el PSOE a la hora de crear trabajo ha «mermado» las cotizaciones a la Seguridad Social y recuerda que «el 60% de los pensionistas cobra menos de 800 euros». «La reforma de las pensiones del 2011 del PSOE y la del 2013 del PP solo han traído perjuicios», añaden en el manifiesto.

Por todo ello, han alzado la voz para exigir, una vez más, una revalorización acorde al IPC, complementar la financiación de las pensiones con los Presupuestos, una pensión mínima en torno a 1.080 euros «como señala la Carta Social Europea», la jubilación a los 65 años, la desaparición de la brecha salarial, la eliminación de la desgravación de los planes privados de pensiones y el subsidio de desempleo para personas mayores de 52 años.

Con ánimo para seguir pidiendo lo que consideran justo, esperan que esta lucha tenga un final, a poder ser, «feliz».

Contenido Patrocinado

Fotos