Las Capitales Gastronómicas logran un impacto directo de 4 millones de euros y un 10% más de turistas

Una tapa leonesa y un butano.
Una tapa leonesa y un butano.

León pugnará por alcanzar este galardón y unirse a la lista de ciudades en la que ya se encuentran Logroño, Burgos, Vitoria, Cáceres, Toledo y Huelva

RUBÉN FARIÑASLeón

Los beneficios de convertirse en Capital Gastronómica Española durante un año son cuantiosos y cuantificables. Las seis convocatorias de este galardón registradas hasta la fecha arrojan datos muy favorables para todas las ciudades que han conseguido el título.

Ahora es León la capital que opta a ello con una candidatura presentada de forma oficial de cara a 2018. La apuesta es clara desde el Ayuntamiento y para ello contará con un presupuesto ligeramente superior a los 300.000 euros -150.000 euros son para pagar el canon-.

La primera ciudad que logró el título fue Logroño, en 2012. La capital riojana invirtió 325.000 euros y el beneficio revertido alcanzó los 4,5 millones de euros. Además, los medios de comunicación, nacionales e internacionales, realizaron más de 2.000 reseñas y los propios ciudadanos se implicaron de forma intensa levantando nuevos espacios hosteleros.

En 2013 le tocó el turno a Burgos. Según el Colegio de Economistas de la ciudad castellana, se lograron 3,6 millones de forma directa, un incremento del 14% en el número de visitantes e incluso el New York Times se hizo eco de esta efeméride. Para lograr el entorchado, los burgaleses gastaron 450.000 euros.

Terrazas llenas en el centro de León.

Vitoria: más inversión, mayor beneficio

Una de las mayores inversiones para alcanzar el galardón de Capital Gastronómica la realizó Vitoria en 2014. De los 350.000 euros presupuestados en un principio, se descubrió, tras una auditoría, que esta cifra había alcanzado los 739.000 euros. A pesar de ello, la regresión económica fue de 5 millones de euros y un aumento de turistas del 9% con respecto al año anterior, que la ciudad había sido Capital Verde de Europa.

Hasta Extremadura viajó el título en 2015. Cáceres, con una inversión de 381.000 euros, se convertía en la ciudad referencia de la gastronomía nacional y ello le reportaba un beneficio de 4,5 millones. Además, la capital alcanzó un récord histórico de turismo con 670.000 visitantes y reseñas en medios como New York Times y The Guardian.

La Capital Gastronómica de 2016 fue Toledo. A pesar de desconocer el dinero que la capital manchega apostó para conseguir este premio, la ciudad pudo disfrutar de un aumento del 9% en el número de turistas –a pesar de que Toledo había celebrado el año anterior la efeméride del ‘Año del Greco’-. La repercusión económica directa, según estudios, alcanzó los 3 millones de euros.

Huelva, con 312.000 euros, es la actual Capital Gastronómica. El Ayuntamiento onubense calcula que este hecho ha generado una audiencia de 27 millones de usuarios gracias a los artículos en diferentes medios. Aún no están cuantificados los beneficios netos pero al alcalde de Huelva apunta a «año récord» en el número de turistas.

Platos típicos de León.

La decisión, el 17 de octubre

En resumen, los siete años que se lleva realizando este concurso arroja una importante repercusión e impacto económico para el vencedor. La media de 4 millones de euros de beneficio y un aumento en torno al 10% en el número de visitantes son un indicativo de la relevancia que tiene el galardón.

León compite, de momento, con Cuenca –que perdió el pasado año ante Huelva- en la carrera por ser Capital Gastronómica Española 2018. El próximo 1 de octubre se cerrará el plazo para presentar candidaturas y el 17 de octubre el jurado pronunciará el fallo.

La apuesta del Ayuntamiento de León es clara y este es ya uno de los objetivos a corto plazo que se persiguen para dar una mayor difusión a la ciudad y a la provincia.

Fotos