«La Capital Gastronómica tiene que apostar por actos continuos que produzcan orgullo de ciudad»

Uno de los actos de la Capital Gastronómica de Vitoria en 2014. /Adrián Ruiz del Hierro
Uno de los actos de la Capital Gastronómica de Vitoria en 2014. / Adrián Ruiz del Hierro

Vitoria mira ahora a León con el recuerdo nostálgico de haber vivido la Capital Gastronómica en 2014 | Su coordinador, Miguel Garnica, hace memoria de las claves para que el nombramiento se traduzca en éxitos

NACHO BARRIO León

Han pasado ya cuatro años, pero aún recuerda la intensidad de aquellos 365 días. No se paró en la ciudad, como reconoce. Él, tampoco. Ahora toca hacer memoria para ver de qué manera puede fijarse León en Vitoria, cuando afronta los primeros pasos de su recién estrenada Capitalidad Española de la Gastronomía.

«En el año 2014 las cosas estaban más paradas, la economía no terminaba de despegar, arrastrando aún los años duros de la crisis», señala Miguel Garnica, concejal popular del Ayuntamiento de Vitoria y coordinador de la Capital Gastronómica que la capital vasca desplegó durante aquel año. La idea de presentarse surgió a tres bandas entre hosteleros, comerciantes y el propio consistorio, que fue el que encabezó las aspiraciones alavesas.

«Fuimos de la mano. Querían dinamizar el sector, contribuir a mejorar la oferta gastronómica de una ciudad pequeña que tenía mucho potencial», asegura, esgrimiendo que en aquel tiempo «se hablaba más de Bilbao o de San Sebastián, por lo que tocaba situar a Vitoria y tirar de ese orgullo de ciudad». El paralelismo con la capital del Bernesga asoma: «Hemos sido de hacer muchas cosas pero no se promocionaban para que los turistas vinieran, por lo que la Capitalidad funcionó muy bien».

El impacto

Centrándose en aquel 2014, el edil afirma que «fue un año de mil actividades, unos meses en los que nos volcamos en generar movimiento, con todas las semanas llenas de actos». Así, hace memoria con buenas dosis de nostalgia para comentar que en aquella Vitoria «hicimos campañas como 'Ocho aperitivos vascos', con la presencia de Karra Errejalde, y demás iniciativas que nos sirvieron para estar todo el día en la calle, para hacer ruido en Vitoria pero también fuera». Y es que el objetivo no era otro que poner a la capital en el mapa «tanto nacional como internacional».

Pero, ¿cuál fue el impacto real? Miguel Garnica no duda. «Fue el año que más subimos en turismo, con un impacto del 11%, veníamos de ser Green Capital pero la Capitalidad Gastronómica sirvió para que la gente viniera y que se generara actividad en la propia ciudad y su entorno».

Las claves

El concejal popular en el consistorio vitoriano no busca dar consejos a la capital leonesa, pero anima a la ciudad asegurando que, tras el nombramiento, «ves que tienes un año y toca empezar desde el primer momento, con el acuerdo de todas las fuerzas políticas y la implicación de la hostelería y del comercio. Ahí es cuando no hay que parar, apostando por actos continuos que produzcan orgullo de ciudad».

Preguntado por las claves, Garnica cree que para León «es el momento de aprovechar y descubrir la ciudad, hacer campañas muy innovadoras y valientes, no tener miedo para llevar a cabo actividades importantes, desde rutas gastronómicas, del pincho, 'gastromapas', etcétera», al tiempo que hace un apunte: «La Capitalidad hay que extrapolarla a toda la ciudad, intentar que no se quede sólo en el centro, es difícil pero hay que hacer un esfuerzo».

Varios de los actos de la Capital Gastronómica de 2014.

Otra de las semejanzas entre las dos ciudades es su pasión por el pincho y la tapa, una religión con la que acompañar la consumición y que permite auténticas creaciones de auto Una baza que Garnica no pasa por alto. «Más que hacer un sello de calidad del pincho, la apuesta debe ir por generar actividad alrededor. Aquí hicimos una Semana Grande del Pintxo y demás iniciativas con las que hacerlo protagonista».

Pero, sea como fuere, 2018 llegará a su fin. León dará el relevo a otra ciudad y tocará mirar hacia un futuro que debería ser diferente. «Todo lo que hará León tiene que servir para que cuando acabe el año, seas referente», asegura Miguel. Para que cuando acabe 2018 se pueda mirar hacia atrás con un grato recuerdo en la memoria y con un mejor futuro ante los ojos.

Contenido Patrocinado

Fotos