La Calle Ancha iniciará la transición de los bolardos a las cámaras de control antes de que acabe el año

Bolardo de acceso al casco histórico de León. /
Bolardo de acceso al casco histórico de León.

El Ayuntamiento espera que el cambio total a este sistema se produzca a lo largo del mes de enero | La capital cuenta con ocho puntos de control

NACHO BARRIO León

Una despedida que, si bien es esperada por algunos, culminará para todos el próximo mes de enero. El acceso al casco histórico para vehículos a motor pasará de estar regulado por bolardos retráctiles a estar controlado por cámaras de videovigilancia, y comenzará antes de que acabe 2017 en el acceso a la Calle Ancha.

Así, según se apunta desde el Ayuntamiento de León, se instalarán cámaras en todos los puntos de acceso que existen en la actualidad, de forma que éstas controlen qué vehículos entran por medio de la lectura de matrícula, procediendo a 'fichar' a aquellos que no tengan la autorización pertinente de cara a realizar la denuncia.

Un proceso en el que se instalarán cámaras en ocho puntos, teniendo en cuenta que existen tres accesos de entrada y salida, cinco de sólo entrada y otros cinco de solo salida.

Sea como fuere, el concejal de Movilidad Fernando Salguero señala que su entrada en funcionamiento «dependerá del ajuste del software correspondiente».

Coordinación total

Gracias a una aplicación informática, la red de semáforos estará perfectamente coordinada con el sistema de videovigilancia para permitir el acceso y salida a todo vehículo autorizado.

Fuentes municipales aseguran que habrá un tratamiento especial para los vehículos de trabajo del mercado. En la misma línea avanzan que se permitirá estacionar en zona de carga y descarga a los vehículos autorizados para ello sin exceder los 30 minutos, en caso de no haber un permiso explícito por cuestiones excepcionales.

Adiós a un sistema conflictivo

En la actualidad los accidentes provocados por la existencia de los bolardos son anecdóticos, pero cabe recordar que en el primer año de su uso llegaron a sumar un centenar de incidentes.

No obstante, los bolardos saldrán a la superficie en grandes aglomeraciones como Semana Santa, fiestas de San Juan y San Pedro, etcétera, por motivos de seguridad.

Fernando Salguero aseguró en enero que con esta sustitución se sigue la «tendencia europea», utilizando ahora un sistema «más moderno».

Cuantía del cambio

El contrato con la empresa Kapsch Trafficom Transportation de servicio de mantenimiento, conservación, reparación y gestión de las nuevas instalaciones del sistema centralizado de gestión de tráfico tiene una duración de cuatro años con la posibilidad de una prorrogación de dos años. El presupuesto de esta adecuación se incluye dentro del presupuesto general anual, que asciente a 588.210 euros anuales, y que en este ejercicio incluye la mejora hoy anunciada.

Contenido Patrocinado

Fotos