El Bierzo registró niveles superiores de ozono y los entornos de las térmicas de dióxido de azufre en 2017

En el entorno de la térmica de La Robla os niveles de dióxido de azufre se superaron en dos ocasiones. /
En el entorno de la térmica de La Robla os niveles de dióxido de azufre se superaron en dos ocasiones.

En líneas generales la calidad del aire de León no superó los valores límite de protección a la salud humana

LEONOTICIAS

La calidad del aire de Castilla y León no superó en 2017, por noveno año consecutivo, los valores límite de protección a la salud humano, puesto que la mayoría los 200 analizadores repartidos por la Comunidad no llegó al 70 por ciento de este umbral y tan solo el ozono se superó en tres ocasiones en la zona del Bierzo. Y todo eso, apunta la Consejería de Fomento y Medio Ambiente, se produjo pese a ser un año adverso desde el punto de vista climatológico.

La Consejería presentó los datos provisionales de concentración de contaminantes en el aire ambiente en 2017, tras analizar los valores recopilados en 54 estaciones de control de la calidad del aire, de las cuales 22 son gestionadas por la Junta de Castilla y León, cinco por el Ayuntamiento de Valladolid, una por Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) y el resto por las instalaciones potencialmente contaminadores de la atmósfera. También se utiliza, con el objetivo de optimizar los recursos, la estación de San Martín de Valdeiglesias (Madrid).

A pesar de ser un año climatológicamente adverso a los efectos de la calidad del aire, con una pertinaz sequía, acompañada con altas temperaturas y grandes periodos de calma atmosférica que no favorecen la dispersión de los contaminantes, la Junta informó que en 2017 no se superaron los valores límite de protección a la salud humana, recogidos en el Real Decreto 102/2011, de 28 de enero, relativo a la mejora de la calidad del aire, y ya son 9 años consecutivos.

El Bierzo, niveles altos de ozono

Así el dióxido de azufre (SO2), las partículas en suspensión (tanto PM10 y PM2.5), el dióxido de nitrógeno (NO2), el benceno (C6H6) y el monóxido de carbono (CO) registaron incluso valores por debajo del umbral superior de evaluación, lo que indica que no llegan al 70 por ciento del valor límite. En cuanto al ozono (O3), se siguen registrando valores altos como en años anteriores. En tres ocasiones, en la zona del Bierzo, se superó el umbral de información a la población, hecho que fue comunicado a las autoridades tanto locales como sanitarias y a la población, indicando las medidas oportunas para minimizar los efectos de estos episodios. El umbral de información a la población se superó en tres horas en las estaciones de Compostilla y Cementos Portland en Venta de Baños.

En concreto, el SO2 superó en tres ocasiones el valor horario en las estaciones de La Robla (una en la de titularidad de la Junta y otra la de Cementos Tudela Veguín), además de la estación de la central térmica de Anllares. Un comunicado de la Junta precisa que es una cifra “muy por debajo” de las 24 ocasiones que implicarían la superación del valor límite horario. Es en estas zonas donde se registran los valores más altos de este contaminante, si bien, las medias anuales no superaron, por mucho, el límite diario de protección a la salud humana. En el resto de la Comunidad, la presencia de esta contaminante es meramente testimonial.

Además, los valores de partículas en suspensión tampoco superaron los valores límite asociados, si bien el año pasado se notó un “ligero” ascenso debido a la presencia de dos grandes episodios de intrusión sahariana y a los grandes incendios forestares que asolaron Galicia y el norte de Portugal a finales del verano. Los mayores valores se dan en las estaciones de Palencia (23 superaciones) y en las redes privadas en Valladolid (Renault 2) con 19 superaciones y en Toral de los Vados (Cementos Cosmos) con 27, estando el valor límite en 35 superaciones en valor horario.

Valores de dióxido de nitrógeno

Para el NO2, los registros más elevados se obtienen en las estaciones de Valladolid dedicadas al control de las emisiones del tráfico y en las estaciones de Salamanca, León y La Robla. El NO2 es un contaminante originado por las emisiones de tráfico rodado, por lo que es en estas estaciones, las que soportan un mayor número de vehículos, donde se dan los registros más elevados. De cualquier forma, solo en las estaciones de Aranda de Duero, Salamanca y Valladolid, se registró una superación del valor límite horario, si bien la legislación contempla un máximo de 24 superaciones al año.

La concentración registrada de benceno y monóxido de carbono siguen estando en toda la Comunidad muy por debajo del valor límite. Lo mismo se detecta, para el caso de los metales como el plomo, el arsénico, cadmio y níquel. Estando pendientes de recibir algunos de los resultados de las muestras enviadas al laboratorio, los registros de los primeros meses indican que los valores de concentración están muy por debajo del valor límite, situándose en torno al 15 por ciento.

Por último, durante el 2017, se prosiguió con el programa de renovación de equipos en la red que supuso una inversión próxima a los 100.000 euros. También se actualizó la certificación a la nueva ISO 9001:2015, que asegura la calidad de los datos así como su trazabilidad.

Contenido Patrocinado

Fotos