El berciano que traspasó el sonido

Momento de la charla. /
Momento de la charla.

La Casa de León en Madrid homenajea al Comandante Zorita en el centenario de su nacimiento

LEONOTICIASLeón

El viernes tuvo lugar en el salón de conferencias de la Casa de León en Madrid un homenaje al Comandante del Ejército del Aire Demetrio Zorita Alonso, nacido en Ponferrada hace un siglo (el 5 de octubre de 1917), aviador que logró la hazaña de ser el primer español en rebasar la barrera del sonido.

La introducción y presentación del acto corrió a cargo del vocal de la Casa de León, y piloto del Real Aero Club de León, Octavio Canseco.

Tomó seguidamente la palabra el también vocal de la Casa, Rubén García Servet, Teniente General del Aire, quien explicó, desde su doble perspectiva de leonés (y más concretamente berciano, al igual que el homenajeado), y de piloto militar, el orgullo que es contar con un leonés entre las figuras más destacadas de la aviación española.

A continuación, el Coronel Antonio Guerrero, Jefe de Ensayos y Experimentación en Vuelo del Ejército del Aire, explicó a los presentes, de un modo muy ilustrativo, en qué consistían los arriesgados cometidos del Comandante Zorita, que desempeñó la labor de piloto de pruebas para la fuerza aérea española a principios de los años cincuenta, y que a la postre le costarían la vida.

Tras ello, el historiador Francisco Balado, miembro del Instituto de Estudios Bercianos y biógrafo del Comandante, realizó un repaso de su vida, contextualizándola en los avatares de la época que le tocó vivir, y dando algunos datos muy curiosos acompañados de documentación audiovisual, que resultaron de gran interés para los presentes.

Finalmente, el hijo y el nieto del Comandante, Demetrio Zorita Rieckers y Demetrio Zorita Gómez-Escolar, Coronel del Aire e ingeniero aeroespacial respectivamente, hicieron a los asistentes una entrañable semblanza del Comandante desde una óptica más personal y familiar, confesando cómo su ejemplo les guió e inspiró en sus vidas y sus carreras profesionales, provocando un cálido aplauso final del público asistente a este merecido homenaje a un intrépido leonés que ocupa un lugar destacado en la historia de la aviación de nuestro país.

Tras animado debate, en el que se trataron cuestiones que le interesaban al público, pasaron todos a degustar un vino leonés.

Fotos