El Ayuntamiento edita 5.000 dípticos con consejos para paliar los efectos de la alergia al polen

El Ayuntamiento edita 5.000 dípticos con consejos para paliar los efectos de la alergia al polen

Dentro del programa 'León, ciudad saludable', en colaboración con HM San Francisco y la Universidad de León, ha puesto en marcha una nueva campaña de información

LEONOTICIAS León

El Ayuntamiento de León, a través del proyecto 'León, ciudad saludable', ha puesto en colaboración con HM Hospitales (Clínica San Francisco y La Regla) y la Universidad de León (Área de Botánica) una nueva campaña informativa para difundir conocimientos a toda la ciudadanía, sobre determinadas dolencias y enfermedades de interés general, al objeto de favorecer su prevención a través del empoderamiento de las personas.

Esta campaña se apoya de la edición de 5.000 dípticos informativos sobre las alergias a polen y consejos básicos, disponibles en los edificios municipales de Ordoño II y San Marcelo y en la web municipal. También se podrán a disposición de los ciudadanos, a través de los puntos de información de Turismo y los distintos servicios de hostelería que deseen colaborar en divulgar esta información a sus clientes.

El concejal responsable del Área de Salubridad, Pedro Llamas, ha destacado la importancia de esta campaña ya que miles de leoneses padecen alergias, que aunque se dan todo el año tienen especial relevancia en primavera por la floración y mayor presencia de polen. Para Llamas, es esencial la prevención y seguir sencillos consejos, que se facilitan en los dípticos informativos, para convivir mejor con la enfermedad.

Por su parte, el director médico de HM Hospitales en León, Jesús Saz, ha indicado que «como en años anteriores desde HM Hospitales consideramos muy interesante la divulgación en el campo de las alergias, por lo que desde nuestro servicio de alergología hemos aportado toda nuestra experiencia para en colaboración con el Ayuntamiento de León y la Universidad de León conseguir una mayor sensibilización con este tema entre la sociedad leonesa».

Características de la floración de este año

Desde el Departamento de Biodiversidad y Gestión Ambiental (Área Botánica) de la Universidad de León y del Servicio de Alergología de HM Hospitales, señalan que en lo que va de año las concentraciones de polen en la atmosfera de la ciudad de León han sido inferiores a años precedentes. En ello ha influido sequía sufrida desde la primavera del 2017, que afectó a la floración y en consecuencia a la producción polínica de plantas arbóreas (avellanos, alisos, fresnos, cipreses, chopos, etc.) que son las que florecen principalmente en invierno y pre-primavera.

Los fuertes vientos limpiaron la atmósfera del polen procedente de fuentes de emisión próximas, aunque en ocasiones puntuales han podido arrastrar polen de lugares lejanos (por ejemplo de Extremadura y Andalucía), en este caso siempre en concentraciones poco importantes desde el punto de vista alérgico.

Asimismo, las bajas temperaturas y abundantes precipitaciones que hemos tenido (tanto en forma de nieve como de lluvia) también han eliminado estas partículas del aire y han retrasado o impedido la floración de algunas plantas, provocando el descenso de la cantidad de polen emitido a la atmósfera. Se han producido picos importantes, aunque puntuales (días soleados y con viento ligero o moderado) de polen de Cupressaceae (familia de los cipreses y arizónicas), que han podido provocar síntomas oculares y de rinitis en personas alérgicas a este tipo polínico.

De cara a la primavera-verano, se puede decir que la reserva de agua en el terreno favorecerá el desarrollo de plantas herbáceas como gramíneas, llantenes, acederas y, si las temperaturas se alzan suficientemente, podrá darse una primavera con concentraciones altas de polen de dichas plantas. Esto también se produciría en el caso de especies arbóreas que florezcan en este periodo, como por ejemplo plátanos de sombra, abedules, aligustres. En todo caso, si continua lloviendo la atmósfera se limpia de partículas y solo se producirían picos muy altos durante los días de fuerte insolación.

Tratamiento y prevención

Además de estas consideraciones previas, las enfermedades alérgicas precisan de un abordaje integral, no sólo desde el punto de vista terapéutico, sino también orientando al paciente sobre cómo convivir mejor con su enfermedad; un tratamiento que enfocarse desde las perspectivas preventiva, sintomática (con fármacos) o etiológica (con vacunas).

Recomendaciones

•Conozca los pólenes a los que es alérgico y su época de aparición en el aire.

•Evite entrar en contacto con el polen. Aprenda a reconocer las plantas que lo producen. Tome la mediación prescrita por el alergólogo y siga sus indicaciones. No se automedique.

•Evitar cortar del césped o tumbarse en él, especialmente si es alérgico al polen de gramíneas.

•Utilice gafas de sol si se producen molestias en los ojos y use mascarilla cuando no pueda evitar exponerse al polen.

•Viaje con las ventanillas del coche cerradas, ponga filtros especiales en el sistema del aire acondicionado y cámbielos con frecuencia. Evite montar en moto o bici, pero si debe hacerlo utilice casco integral cerrado.

•Los días de viento suave (7-10 m/sg) o moderado (11-21 m/sg), secos y soleados y los momentos previos a las tormentas son los peores por su mayor concentración de polen.

En casa

•Mantenga las puertas y ventanas de su casa cerradas la mayor parte del día y ventile diez minutos a primera hora de la mañana.

•Utilice aire acondicionado con filtros y cámbielos con frecuencia. También es recomendable realizar pulverizaciones de agua antes de acostarse.

•No barra, utilice el aspirador, limpie el polvo con bayeta húmeda y no se seque la ropa en el exterior, pues el polen se acumula en ella.

•Lave y pele frutas y verduras antes de su consumo por si tuvieran granos de polen pegados en su superficie.

Contenido Patrocinado

Fotos